• Anna Solana, science journalist

    Menopausia: la madurez a flor de piel

    11 Feb Menopausia: la madurez a flor de piel

     

    Fuentes:

    Virtualmedicalcentre

    La menopausia tiene mala prensa. Muchas mujeres la asocian a la pérdida de atractivo, porque constituye el final de una etapa y porque provoca algunas molestias y cambios. Los menos conocidos son quizás los que se producen en el cutis, que no afectan a todas las mujeres por igual y dependen en gran medida del tipo de piel que se tenga y del estilo de vida que se haya llevado. Pero, ¿tienen solución?

     

    Es el fin de la etapa reproductiva y supone cambios importantes para cualquier mujer. Pero se pueden sobrellevar. Según la Asociación Española para el Estudio de la Menopausia (AEEM), se sitúa en promedio a los 51,4 años y se produce cuando el cuerpo deja progresivamente de producir estrógenos y progesterona, lo que detiene la función ovárica y, por lo tanto, el ciclo menstrual. Estos cambios hormonales son los que producen los conocidos sofocos, pero también insomnio, cambios de humor, atrofia vaginal y envejecimiento cutáneo. O lo que es lo mismo: sequedad, arrugas y flacidez de la piel. Leer Más

  • Anna Solana, science journalist

    Vitaminas para la piel

    Es cierto, todas tienen una función importante. Muchas se venden como complementos imprescindibles sin los que parece harto difícil tener un cutis de ensueño. Pero pocas tienen estudios que avalen su efectividad. ¿Qué vitaminas necesita realmente la piel? ¿Son efectivas las cremas y los suplementos alimentarios que las contienen?

     

    Parecería que sin ellas nuestra piel tendría un aspecto horrible. Vitamina A para la piel seca y problemas como el acné o la psoriasis. Vitamina B3 para prevenir alergias solares. Vitamina B6 para equilibrar pieles grasas. Vitamina C para reparar los daños causados por el sol, retrasar el envejecimiento cutáneo y ayudar a la producción de colágeno. Vitamina D, producida por el efecto de los rayos solares, para absorber mejor el calcio y el fósforo, tener unos huesos más fuertes o evitar las caries. Vitamina E para luchar contra los radicales libres y estimular la microcirculación. Y por último, vitamina K, últimamente de moda en los productos cosméticos, para evitar varices y arañas vasculares o para atenuar las ojeras. Leer Más

  • Anna Solana, science journalist

    ¿De qué se alimenta nuestra piel?

    16 Mar ¿De qué se alimenta nuestra piel?

    Dicen que somos lo que comemos. ¿Pero qué fundamento tiene el miedo a que las patatas fritas o el chocolate acaben imprimiéndose en la piel? Existe abundante literatura sobre el alimento que necesita una piel sana, pero se sabe poco del efecto de ciertos suplementos.

     

    Las personas que tienen algún tipo de alergia lo viven en propia piel. Literalmente. Un alimento puede modificar las condiciones y el aspecto del manto que recubre el cuerpo. Lo que comemos tiene un efecto directo en la función dermatológica. Simplemente porque, como cualquier otro órgano metabólicamente activo, la piel requiere agua y alimento para mantener su estado. Leer Más

  • Laura Chaparro, science journalist

    Vitamina D: ¿Hay que tomar suplementos?

    3 Mar

    El sol es fuente de vida. Por ejemplo, los rayos ultravioleta que llegan a nuestra piel ayudan al organismo a sintetizar la vitamina D. Sin embargo, muchas personas, probablemente a causa de falta de horas de exposición al sol, registran niveles bajos de esta sustancia y se plantean tomar suplementos vitamínicos. Los científicos no se ponen de acuerdo. ¿Suplementos sí o no? El debate sigue abierto.

     

    La vitamina D influye en la salud de nuestra piel sin que nos demos cuenta. Por ejemplo, con niveles adecuados de esta sustancia nuestro sistema inmune se refuerza y así tenemos menos riesgo de sufrir acné. Pero no solo eso. En ciertos casos de erupción cutánea, los rayos solares que facilitan la producción de esta vitamina consiguen reducir los síntomas, algo que también ocurre con los eczemas y la psoriasis. Leer Más

Autores

+más
­