• Núria Estapé, science journalist

    El viaje de los cosméticos al interior de la piel

    Los fabricantes prometen una piel de cine si consumimos productos cosméticos que dicen penetrar en la piel y mejorar el funcionamiento de sus células. Y sí, claro que lo hacen, pero, ¿a qué profundidad actúan? La capa más superficial de la epidermis está especialmente diseñada para servir de barrera y su estructura forma una tela casi impermeable. Entonces, ¿cómo penetran los cosméticos en la piel?

     

    Todavía no se ha inventado ningún principio activo cosmético que sobrepase la barrera de la epidermis y que pueda penetrar en las profundidades de la piel. En realidad, cuando una sustancia penetra en la dermis y la hipodermis es muy probable que sea absorbida por los vasos sanguíneos y pase a la sangre. Por lo tanto, no sería un activo cosmético, sino un medicamento, porque afecta al metabolismo. Los parches de nicotina, por ejemplo, se aplican sobre la piel y las diminutas moléculas de nicotina van viajando a través de las capas de células cutáneas hasta llegar a los vasos sanguíneos. ¿Actúa la nicotina en la piel en su camino hacia la sangre? No. Leer Más

  • Núria Estapé, science journalist

    El factor de hidratación natural de la piel

    31 Mar El factor de hidratación natural de la piel

     

    Fuentes:

    Practical Dermatology

    Nuestra piel está dotada de una perfecta maquinaria cuya función es conservar agua en su interior para impedir que el organismo se deshidrate. La piel, este órgano vital de nuestro cuerpo, cumple una misión imprescindible que mantiene a salvo en el interior al resto de los órganos. Y lo hace gracias a un complejo entramado de moléculas que conservan el delicado equilibrio de la epidermis a pesar de las variaciones de humedad y temperatura del entorno: se denomina factor de hidratación natural (FHN).

     

    Cuando nacemos nuestra epidermis dispone ya de las herramientas para permanecer siempre hidratada y protegida de los rayos ultravioleta. El paso del tiempo y las agresiones del entorno desgastan el manto cutáneo y algunas de las sustancias beneficiosas que lo forman empiezan a perder su capacidad para retener agua. La piel debe contener de un 10% a un 15% de agua. Si la cantidad de agua se reduce a menos del 10%, aparecen problemas de sequedad cutánea: la piel se vuelve más frágil, áspera y apagada, y está más expuesta a sufrir eczemas o infecciones. ¿Como consigue nuestra piel mantener una cantidad mínima de agua en su interior? Leer Más

  • Susana Andújar, chemist

    El cuidado diario de la piel seca

    24 Dec El cuidado diario de la piel seca

    La elección de cosméticos debe ser fruto del conocimiento de nuestra piel y de sus necesidades. Para el cuidado y la protección de cada tipología de dermis y para cada edad existen productos específicamente formulados. Estos apuntes técnicos y estos consejos para los cuidados diarios van dirigidos a las personas que tienen la piel excesivamente seca.

     

    La piel seca puede tener diversas causas: tendencia genética, medicaciones agresivas, demasiada exposición al frío o al sol, envejecimiento natural, etc. Pero la sequedad se produce siempre por dos factores: falta o pérdida excesiva de agua (deshidratación) o deficiente secreción de grasa por las glándulas sebáceas. Una piel sana, elástica y confortable requiere mantener el contenido de agua del estrato córneo en un nivel óptimo. Las pieles secas muestran alteraciones de ciertos componentes, cuyos niveles pueden restaurarse mediante cosméticos adecuados. La hidratación es la mejor herramienta para mantener la piel joven y retrasar la aparición de los signos del envejecimiento. Leer Más

  • Núria Estapé, science journalist

    La piel bajo el estrés ambiental

    Contaminación atmosférica, temperaturas extremas, luz artificial, radiación ultravioleta, ruidos, humos de cigarrillo y de tráfico. Todos ellos son estresores ambientales que ponen en riesgo la salud de nuestra piel. Estudios recientes demuestran que cuando nuestra piel se expone a varias formas de estrés medioambiental de forma continuada envejece con más rapidez y se vuelve vulnerable a enfermedades como el cáncer.

     

    La piel es el envoltorio que nos une al entorno y protege a nuestro organismo de sus inclemencias. No resulta pues sorprendente que sea el órgano de nuestro cuerpo que más sufre cuando el entorno en el que vivimos resulta tóxico e inhóspito. En nuestra piel queda todo reflejado: el estrés que surge de nuestro interior, el estrés psicológico o consecuencia de lo que comemos, y el que viene del exterior, del aire que respiramos, de lo que nos toca la piel. Las condiciones de vida en las grandes ciudades y en las zonas industriales han creado nuevos problemas a nuestra piel, diseñada para adaptarse a las variaciones de temperatura y humedad de los hábitats naturales. Leer Más

Autores

+más
­