• Núria Estapé, science journalist

    La piel bajo el estrés ambiental

    Contaminación atmosférica, temperaturas extremas, luz artificial, radiación ultravioleta, ruidos, humos de cigarrillo y de tráfico. Todos ellos son estresores ambientales que ponen en riesgo la salud de nuestra piel. Estudios recientes demuestran que cuando nuestra piel se expone a varias formas de estrés medioambiental de forma continuada envejece con más rapidez y se vuelve vulnerable a enfermedades como el cáncer.

     

    La piel es el envoltorio que nos une al entorno y protege a nuestro organismo de sus inclemencias. No resulta pues sorprendente que sea el órgano de nuestro cuerpo que más sufre cuando el entorno en el que vivimos resulta tóxico e inhóspito. En nuestra piel queda todo reflejado: el estrés que surge de nuestro interior, el estrés psicológico o consecuencia de lo que comemos, y el que viene del exterior, del aire que respiramos, de lo que nos toca la piel. Las condiciones de vida en las grandes ciudades y en las zonas industriales han creado nuevos problemas a nuestra piel, diseñada para adaptarse a las variaciones de temperatura y humedad de los hábitats naturales. Leer Más

  • Anna Solana, science journalist

    Menopausia: la madurez a flor de piel

    11 Feb Menopausia: la madurez a flor de piel

     

    Fuentes:

    Virtualmedicalcentre

    La menopausia tiene mala prensa. Muchas mujeres la asocian a la pérdida de atractivo, porque constituye el final de una etapa y porque provoca algunas molestias y cambios. Los menos conocidos son quizás los que se producen en el cutis, que no afectan a todas las mujeres por igual y dependen en gran medida del tipo de piel que se tenga y del estilo de vida que se haya llevado. Pero, ¿tienen solución?

     

    Es el fin de la etapa reproductiva y supone cambios importantes para cualquier mujer. Pero se pueden sobrellevar. Según la Asociación Española para el Estudio de la Menopausia (AEEM), se sitúa en promedio a los 51,4 años y se produce cuando el cuerpo deja progresivamente de producir estrógenos y progesterona, lo que detiene la función ovárica y, por lo tanto, el ciclo menstrual. Estos cambios hormonales son los que producen los conocidos sofocos, pero también insomnio, cambios de humor, atrofia vaginal y envejecimiento cutáneo. O lo que es lo mismo: sequedad, arrugas y flacidez de la piel. Leer Más

  • Anna Solana, science journalist

    Las arrugas pueden evitarse

    30 Nov Las arrugas pueden evitarse

     

    Fuentes:

    AEDV

    AAD

    No es sólo una cuestión genética. Es cierto que algunas pieles envejecen mejor que otras, pero los genes controlan únicamente un 25% del proceso. El otro 75% es cosa nuestra. Dicho de otra forma: las arrugas son la traducción de nuestro estilo de vida. El sol, la contaminación, el tabaco, el alcohol, las drogas, el estrés y una alimentación inadecuada dejan marcas imborrables en el cutis. Pero, ¿qué hacer para frenar este proceso?

     

    No hay vuelta de hoja; vivir marca la piel. A medida que pasan los años la piel se va haciendo más fina y pierde su elasticidad, su habilidad para hacer frente a las agresiones externas y su capacidad para mantenerse hidratada. Influyen los genes, la fuerza de la gravedad, el estilo de vida, las hormonas y las enfermedades crónicas. Las expresiones faciales que requieren repetidas contracciones musculares empiezan a dejar huella en forma de surcos entre las cejas y arrugas alrededor de los ojos y la boca. De ahí que, aunque los milagros no existen, una de las soluciones para mitigar las arrugas sea el uso de botox, que actúa inhibiendo el movimiento muscular y, por ende, la expresión de las emociones. Leer Más

  • Fede Montagud, editor

    La máquina del tiempo para fumadores

    24 Jun La máquina del tiempo para fumadores

     

    Fuentes:

    Smoking Time Machine

    El tabaco es un factor muy negativo para la piel. Pero no todo el mundo es consciente de ello, especialmente los jóvenes, que todavía no experimentan los efectos de la edad en su cuerpo. Una iniciativa del Sistema de Salud Británico (NHS) nos muestra cómo será nuestra cara dentro de unos años si seguimos dedicados a inhalar humo.

     

    Las autoridades sanitarias inglesas han pensado, y con razón, que una imagen vale más que mil palabras. ¿Qué siente una persona joven si de pronto ve su rostro con la piel grisácea y lleno de marcadas arrugas en los ojos y la boca? El objetivo es abandonar el hábito de fumar antes de que los miles de productos nocivos que contiene el tabaco hayan hecho su efecto irreversible, no sólo sobre la piel sino también en zonas menos visibles. Para ello han creado una aplicación gratuita para smartphones –Smoking Time Machine– que “envejece” una foto del usuario tomada con el propio dispositivo. A partir de la imagen actual podemos ver cómo seremos dentro de 20 años si seguimos fumando o, también, si dejamos el tabaco inmediatamente. Pruébenlo y vean el resultado; es directo y difícil de ignorar…

Autores

+más
­