• Anna Solana, science journalist

    La piel que habitas

    El estudio de las células madre y su posible aplicación terapéutica constituye una línea de investigación de futuro también en el ámbito dermatológico. Científicos de la Universidad de Granada (España) han conseguido crear por primera vez piel artificial a partir de células madre de cordón umbilical, lo que podría facilitar la curación de grandes quemaduras y evitar la experimentación con animales.

     

    Los investigadores piden prudencia. Y tiempo. El ensayo de esta técnica con piel artificial en humanos debería llevarse a cabo a lo largo del 2014. Y es posible que produzca problemas de rechazo puesto que, contrariamente a los procedimientos clínicos que se emplean en la actualidad, la piel resultante no parte de tejido del propio paciente. Aun así, los científicos se muestran optimistas pues hasta ahora no se había conseguido generar tejido epidérmico con células madre del cordón umbilical. Para la dermis han utilizado un biomaterial realizado con fibrina, una proteína que se obtiene del plasma humano, y agarosa, un polisacárido que se extrae de las algas y es biocompatible. Existen otros grupos de investigación que trabajan en el desarrollo de tejido cutáneo similar al natural, con su dermis y su epidermis. Pero confiesan que tienen que seguir trabajando para mejorar su aspecto estético y conseguir que tenga pelo y glándulas sudoríparas.

  • Rosa Taberner, dermatologist

    ¿Qué me ha picado?

    25 may ¿Qué me ha picado

     

    Fuentes:

    The Journal of Family Practice

    Las picaduras de insectos pueden llegar a constituir un verdadero problema de salud, tanto en niños como en adultos. Aparte de que algunos de estos molestos animales pueden transmitir enfermedades (malaria, fiebre amarilla, fiebres transmitidas por garrapatas, leishmaniasis, etc.), casi siempre el principal problema es la picadura en sí. En algunos casos, debido a la intensidad de la reacción y a su inmediatez, es sencillo determinar el origen (abejas, avispas, tábanos, escorpiones, etc.), pero en otros con reacciones más tardías la causa de las lesiones puede no ser tan obvia.

     

    Uno de los peores enemigos del verano son las picaduras de mosquito, siendo las zonas calurosas y húmedas las más afectadas, o los lugares próximos a marismas o lagunas. Son un motivo frecuente de consulta al médico, sobre todo en personas con otras enfermedades alérgicas o inflamatorias, más susceptibles a sus efectos. Son las hembras de los mosquitos las que necesitan alimentarse de sangre para que sus huevos resulten fértiles. Los síntomas son relativamente inmediatos y fáciles de reconocer: enrojecimiento, hinchazón y prurito, y no es raro observar múltiples picadas en la misma persona. Leer Más

  • Fede Montagud, editor

    Cúrcuma: ¿el aloe vera del siglo XXI?

    20 may Cúrcuma: ¿el aloe vera del siglo XXI?

     

    Fuentes:

    Phytomedicine

    Tiene propiedades antiinflamatorias, hidratantes, antioxidantes, antimicrobianas y cicatrizantes y podría ser un ingrediente importante en las cremas del futuro. O así lo sugieren varios estudios realizados en diferentes universidades. El extracto de cúrcuma, conocida por ser un componente del curry, protege la piel del daño que causan los rayos ultravioleta y ayuda a regenerarla.

     

    Forma parte de la farmacopea ayurvédica y, en diversos sistemas de salud públicos asiáticos, la cúrcuma se prescribe para tratar dolencias gastrointestinales o articulares. También se usa como coadyuvante para la cicatrización de heridas o para revitalizar la piel. Ahora, científicos de la Universidad de Ehime (Japón) han comprobado que administrar dos dosis diarias de curcumina (el componente activo de la cúrcuma que le da su característico color amarillo) puede contrarrestar el daño causado por la exposición prolongada a los rayos ultravioleta y mejorar la elasticidad de la piel, además de prevenir la formación de arrugas. Leer Más

  • Susana Andújar, chemist

    ¿Cómo se mide la eficacia de los cosméticos?

    15 may ¿Cómo se mide la eficacia de los cosméticos?

    Los envases y la publicidad de los productos cosméticos prometen a veces maravillas. Al ver ciertos spots se podría creer que tal o cual crema obrará milagros sobre nuestra piel: las arrugas desaparecerán y el cutis se volverá tan terso y sedoso como el de la modelo del anuncio. ¿Hasta qué punto es cierto? ¿Cómo se comprueban los efectos reales de los cosméticos?

     

    Las legislaciones sobre productos cosméticos exigen que sean aportadas las pruebas que demuestren el efecto reivindicado por cada uno de ellos. Por esta razón, antes de lanzar una nueva fórmula al mercado, los departamentos de I+D de las empresas fabricantes realizan distintos test, en función de las propiedades de su producto que quieren destacar. Las “promesas” que aparecen en el etiquetado y en la publicidad deben estar avaladas por estudios científicos. Estos test se llevan a cabo mediante pruebas in vitro (en el laboratorio, sobre soportes sintéticos o naturales), in vivo (sobre personas, nunca sobre animales) o con ambos métodos. Finalmente, los resultados deben siempre corroborarse mediante la aplicación del producto sobre personas voluntarias. Leer Más

Autores

+más
­