• Fede Montagud, editor

    Los ojos también necesitan protección solar

    25 oct Los ojos también necesitan protección solar

     

    Fuentes:

    BBC News Health

    Algunos las dejan de lado cuando se tumban al sol porque dejan marca. Otros las olvidan por descuido. Pero las gafas de sol son absolutamente imprescindibles para evitar daños en los ojos. Sobre todo si se está expuesto a los rayos UV durante largos períodos de tiempo, tanto en la época estival como en invierno, y en alta montaña como en el mar.

     

    Al ojo le protege de la luz solar su propia configuración interna, además de las pestañas y los párpados. Pero en condiciones extremas puede ser tan vulnerable como la piel a los efectos de los rayos ultravioletas. Existen estudios que confirman que la exposición prolongada al sol sin protección puede tener consecuencias nefastas para los ojos y provocar diferentes patologías, que van desde la simple conjuntivitis o la aparición prematura de cataratas hasta el cáncer de conjuntiva, pasando por el pterigium, que produce un crecimiento exagerado de la conjuntiva y puede dificultar la visión. Leer Más

  • Anna Solana, science journalist

    ¿Por qué tengo los poros abiertos?

    20 oct ¿Por qué tengo los poros abiertos?

     

    Fuentes:

    Cosmetics & Toiletries

    Todo el mundo los tiene, pero en algunas pieles se notan más que en otras. Se puede culpar a la genética, como en otras tantas ocasiones, pero sólo en parte. La temperatura y la humedad relativa, la exposición solar, el tipo de piel, las fluctuaciones hormonales y la edad también contribuyen a agrandar los poros y a hacer que la piel parezca más tosca. La cuestión es: ¿tiene solución?

     

    Tenemos unos dos millones de poros, que son absolutamente necesarios para el correcto funcionamiento de la piel, pues le permiten eliminar toxinas, regular la temperatura e hidratarse. Pero es difícil recordarlo cuando se ven en exceso porque están dilatados o sucios por acumulación de células muertas y otras impurezas, ya que eso hace que la piel tenga mal aspecto y parezca envejecida. Y eso no sucede necesariamente por falta de cuidados. Leer Más

  • Anna Solana, science journalist

    Los protectores solares no bastan para evitar el cáncer

    15 oct Los protectores solares no bastan para evitar el cáncer

     

    Fuentes:

    Nature

    Hace unos años la Unión Europea prohibió el término “pantalla total” en los filtros solares porque creaba confusión. De hecho, no existe ninguna fotoprotector que garantice una protección del 100% frente a las radiaciones UV. Ahora, un estudio publicado en la revista Nature confirma que las cremas tampoco protegen totalmente contra el melanoma, lo cual no significa que haya que dejar de usarlas.

     

    La investigación, desarrollada por científicos del Institute of Cancer Research de Londres y el Cancer Research UK Manchester Institute (Reino Unido), demuestra que incluso un factor de protección (FPS) de 50 sigue dejando penetrar en la piel radiaciones que dañan el ADN y que pueden causar melanoma, el cáncer de piel más agresivo, que afecta cada año a unas 160.000 personas en el mundo, según la OMS, y cuyos casos han aumentado un 38% en España en los últimos cuatro años. Leer Más

  • Anna Solana, science journalist

    La piel y los efectos de la contaminación

    Es algo parecido a la capa de polvo y suciedad que va cubriendo el coche entre dos lavados. Con el maquillaje y los cuidados diarios lo vamos disimulando, pero algo se pega a nuestra piel, le resta hidratación, firmeza y luminosidad e incluso provoca manchas. La contaminación atmosférica es tan dañina como el tabaco para el cutis. Pero según donde vivamos resulta imposible evitarla. ¿Qué podemos hacer para proteger nuestra piel?

     

    Según un informe de la Agencia Europea del Medio Ambiente (AEMA) publicado en 2013, el aire que respiran los ciudadanos del viejo continente no está precisamente limpio. De hecho, la AEMA asegura que más del 90% de los habitantes de las ciudades europeas están expuestos a niveles preocupantes de PM2,5 (partículas en suspensión de menos de 2,5 micras) –que provienen en buena medida de las emisiones de los vehículos diesel– y a concentraciones demasiado elevadas de ozono. Leer Más

Autores

+más
­