• Susana Andújar, chemist

    Conservantes en cosmética: ¿el bueno, el feo y el malo?

    26 Nov Conservantes en cosmética: ¿el bueno, el feo y el malo?

     

    Fuentes:

    Comisión Europea

    Todos los días nuestra piel entra en contacto con algún conservante cosmético. Jabones, geles, cremas, espumas, lociones, perfumes…, prácticamente todos los productos cosméticos necesitan uno o varios de ellos para llegar al consumidor y mantenerse en perfectas condiciones. Pero algunos conservantes pueden resultar perjudiciales; las autoridades sanitarias legislan continuamente sobre ellos para el bien de nuestra piel y de nuestra salud general.

     

    El conservante perfecto sería aquel cuya acción antimicrobiana inhibiera todos los microorganismos responsables de la contaminación de un producto cosmético (bacterias, mohos y levaduras). Además debería ser estable e inerte frente a los demás ingredientes de la fórmula y, sobre todo, debería poseer un perfil de inocuidad que permitiera un uso seguro en determinado producto y a una concentración determinada. Con frecuencia es difícil que un solo ingrediente biocida cumpla todos estos requisitos. A menudo la gente cree que los ingredientes menos tóxicos son los naturales. Leer Más

  • Susana Andújar, chemist

    Los alérgenos de los productos cosméticos

    Las reacciones alérgicas en la piel relacionadas con la aplicación de productos cosméticos son conocidas desde hace muchos años. Centenares de investigaciones sobre la seguridad de los ingredientes añaden cada año más información sobre sus efectos. Como consecuencia van surgiendo nuevas normativas y limitaciones en el uso de los mismos. ¿Cuáles son los ingredientes más alergénicos?

     

    Las autoridades sanitarias han publicado ya numerosas listas de ingredientes cuyo potencial alergénico es conocido. Pero no es sólo esta facilidad intrínseca de provocar una reacción inmune el factor más importante, sino también la frecuencia con la que estas sustancias son puestas en contacto con nuestra piel y mucosas. Potencial alergénico y frecuencia de aplicación son los desencadenantes de la mayoría de reacciones no deseadas producidas por el uso de productos cosméticos. Leer Más

  • Susana Andújar, chemist

    Entender las etiquetas: ¿Qué contienen las cremas?

    Cada día aplicamos a la piel de nuestro rostro y nuestro cuerpo diferentes cremas hidratantes, antienvejeciemiento, anticelulíticas… Aunque difieren en sus componentes, todas tienen como base una emulsión estable que sirve de soporte de principios activos variados. Aprendamos a encontrarlos en la etiqueta de nuestra crema.

     

    La acción de una crema viene definida por sus principios activos: eso es lo que permite etiquetarla y publicitarla. Sin embargo, lo más importante de cualquier crema es la emulsión “base” que sirve de soporte a esos ingredientes. Es una composición a base de dos líquidos inmiscibles (agua y aceite o siliconas), de los cuales uno está distribuido en el otro en forma de pequeñas gotas estabilizadas por un tercer componente, el agente emulsionante. Leer Más

  • Andrés Martínez, science journalist

    Quimiofobia y naturafilia

    30 Jun

    En nuestros días existe una fiebre por los productos y tratamientos para la piel llamados naturales. Es una reacción lógica tras unas décadas de boom de lo sintético. Pero lo natural no es siempre sinónimo de saludable. Los productos ‘artificiales’ son, en muchos casos, insustituibles: tienen efectos positivos, desconocidos antes de su descubrimiento.

     

    La palabra ‘química’ suscita desconfianza en muchas personas y, en algunas, un rechazo total. En cambio, el adjetivo ‘natural’ encarna la idea de lo inocuo y lo saludable y genera una confianza y un crédito incondicionales. Olvidan que nosotros mismos y nuestro entorno somos fruto de la química y que la gran fábrica de la naturaleza es la materia prima y la fuente de inspiración para la química sintética, resultado de la mano del hombre. Nuestra piel natural es pura química. Leer Más

Autores

+más
­