• Josep Orellana, science journalist

    Cosmecéuticos, ¿más que cosméticos?

    14 Mar Cosmecéuticos, ¿más que cosméticos?

     

    Fuentes:

    American Academy of Dermatology

    Hoy en día son la gallina de los huevos de oro de la industria cosmética. Gracias a sus múltiples acciones terapéuticas parecen la panacea para mantener nuestra piel sana y con buen aspecto. Y aunque no todos sus efectos están científicamente demostrados, sus ventas no cesan de crecer.

     

    Los cosméticos tradicionales son productos destinados a la belleza corporal y a mejorar la apariencia de nuestra piel. Los cosmecéuticos son preparados dermatológicos de uso tópico (cremas, lociones, serums) que contienen principios activos capaces de influir en las funciones biológicas de la piel, básicamente aportando nutrientes para lograr un efecto antienvejecimiento. Legalmente, ni unos ni otros pueden anunciarse como productos destinados a prevenir enfermedades ni pueden atribuírseles ciertas acciones terapéuticas. Leer Más

  • Fede Montagud, editor

    “Beauty drinks”, refrescos cosméticos

    24 Feb "Beauty drinks", refrescos cosméticos

     

    Fuentes:

    Marketing Weblog

    Todos queremos tener una piel sana y con buen aspecto y tratamos de cuidarla exteriormente con buenas prácticas de higiene personal y con los productos adecuados. Los alimentos nutricosméticos, gracias a sus ingredientes funcionales, tratan de estimular la ‘belleza desde dentro’, además de mejorar la salud. Pero no es fácil convencer a los consumidores de sus ventajas.

     

    Coca-Cola lanzará en breve al mercado una línea de bebidas nutricosméticas a base de agua mineral, zumos de frutas e ingredientes activos para potenciar el bronceado, fortalecer el cabello y las uñas, adelgazar o dar vitalidad, según el tipo que se consuma. Se denomina Beautific Oenobiol y se distribuirá en farmacias y parafarmacias gracias a un acuerdo comercial con la farmacéutica francesa Sanofi. Esta nueva iniciativa para vender belleza desde dentro tratará de superar los anteriores intentos de Nestlé y l’Oreal, que no consiguieron captar el interés de los consumidores con sus productos nutricosméticos. Conseguir la confianza del consumidor no es sencillo, ya que las evidencias médicas en cuanto a los efectos de este tipo de alimentos no son siempre convincentes, al tiempo que las legislaciones exigen cada vez más veracidad a los fabricantes.

  • Josep Orellana, science journalist

    Usos y abusos de la coenzima Q10

    15 Nov Usos y abusos de la coenzima Q10

     

    Fuentes:

    MedlinePlus

    Informe EFSA

    Este verano, mi crema solar –como casi todas– llevaba coenzima Q10, aunque al parecer la piel no es capaz de absorberla de forma eficaz. Sus efectos beneficiosos como suplemento nutricional son más que dudosos. ¿Por qué se ha generalizado el uso de la coenzima Q10 en los últimos años?

     

    La coenzima Q10 es una sustancia similar a la vitamina E. Se descubrió en el año 1957. Se encuentra en nuestro organismo de forma natural. Las células del cuerpo necesitan CoQ10 para la obtención de energía. Además, es un potente antioxidante celular. De hecho, el propio organismo la sintetiza cuando ingerimos pescado, marisco, espinacas o frutos secos. Se utiliza como suplemento nutricional, tanto en su forma natural y más activa, llamada ubiquinol (CoQ10-trans), como en su forma sintética. En las etiquetas no siempre se especifica claramente de qué forma se trata. Leer Más

  • Anna Solana, science journalist

    Liposomas: viajar a través de la piel

    Se utilizan en cremas antienvejecimiento, productos solares, anticelulíticos, cosmética capilar e incluso perfumería. Constituyen un excelente vehículo para trasladar principios activos de forma directa al organismo, liberándolos en el sitio adecuado y en la cantidad idónea. No hay mejor transporte para fármacos y suplementos nutricionales beneficiosos para la salud de nuestra piel.

     

    Los describió por primer vez el hematólogo británico Alec Bangham en 1965, pero el primer preparado que los contenía no apareció hasta 1988. Fue en Suiza, de la mano de la empresa Janssen-Cilag, que los introdujo en un gel antimicótico (contra hongos de la piel). Los liposomas son vesículas esféricas con una membrana compuesta de un tipo particular de lípidos (grasas), los fosfolípidos, organizados en bicapa. Leer Más

Autores

+más
­