• Anna Solana, science journalist

    Niños: cuando la piel pica

    Tienen la piel inmadura, más susceptible a las agresiones del medio ambiente y, por lo tanto, más sujeta a rojeces, irritaciones e infecciones. Corren, saltan, juegan y, a veces, se hacen rasguños. Tienen erupciones, se rascan y no quieren ponerse crema. Pero parece que todo se pasa y se cura. Sin embargo, la piel de los niños también requiere algunos cuidados básicos.

     

    Una vez superadas la dermatitis del pañal y las rojeces inexplicables de la etapa bebé, que acaban cediendo con paciencia y crema reparadora e hidratante, parece que lo único de lo que hay que preocuparse para mantener la piel de un niño sana es de la higiene diaria y la protección solar. A lo sumo, también hay que acordarse de cortar las etiquetas de la ropa, que suelen ser de materiales sintéticos e irritantes. Leer Más

  • Elisabet Salmerón, science journalist

    ¿Cómo afecta mi trabajo a mi piel?

    El trabajo puede convertirse en un peligro para la piel. El contacto con sustancias y agentes nocivos, la falta de humedad en ambientes cerrados o los altos niveles de estrés pueden ser el origen de problemas o incluso de enfermedades cutáneas. ¿Qué podemos hacer para prevenir estos daños y mantener una piel sana?

     

    Se dice popularmente que el trabajo es salud. Pero en ocasiones puede tener graves efectos en el organismo, sobre todo en la piel. Por ejemplo, en España, según los informes más fiables, los daños en la piel son el segundo tipo con mayor incidencia entre las enfermedades profesionales. Y lo mismo ocurre en muchos otros países. Algunos problemas cutáneos pueden llegar a causar lesiones crónicas que incapaciten a la persona para la vida laboral o que la obliguen a cambiar de trabajo; sin embargo, la relevancia pública de estos datos es mínima. Leer Más

  • Josep Orellana, science journalist

    Dermatitis de contacto, sustancias a evitar

    11 Nov Dermatitis de contacto, sustancias a evitar

     

    Fuentes:

    ACAAI

    Clinical Key

    La dermatitis de contacto es uno de los diez principales motivos de consulta médica en atención primaria. Existen más de 3.000 sustancias capaces de provocar dermatitis de contacto sobre una u otra piel. Algunos cosméticos, tintes para el pelo y champús contienen componentes potencialmente irritantes. Identificar los productos causantes es primordial.

     

    La dermatitis de contacto es una reacción inflamatoria de la piel debida a la exposición a determinadas sustancias. Cuando un producto provoca por primera vez un efecto local tóxico en las células de nuestra piel, estamos ante una dermatitis de contacto irritativa. En cambio, cuando una sustancia provoca –tras contactos repetido– una reacción alérgica debida a la sensibilización de la piel, hablaremos de dermatitis de contacto alérgica. Leer Más

  • Núria Estapé, science journalist

    Ganar la batalla a la deshidratación de la piel

    30 Sep Ganar la batalla a la deshidratación de la piel

     

    Fuentes:

    Dermatologic Therapy

    Nuestra piel contiene ingredientes naturales que la protegen y la mantienen hidratada. Estas sustancias forman la capa más superficial de la piel (el estrato córneo); cuando se alteran las funciones de esta cubierta externa, nuestra piel pierde agua. La sequedad cutánea es un problema muy frecuente y no siempre resulta de fácil solución. Pero, ¿por qué se seca la piel?

     

    Nos lavamos con demasiada frecuencia, usamos detergentes muy alcalinos y nos exponemos en exceso al aire seco de los aparatos de climatización. A menudo llevamos un estilo de vida que no ayuda a que la piel siga sus ciclos naturales de regeneración. Sabemos que la piel hidratada es fundamental para que la epidermis, especialmente su capa protectora exterior, mantenga su estructura y funcione correctamente. Cuando se altera su función de barrera, la piel pierde agua, se agrieta como una hoja y enseguida notamos malestar e incluso escozor. En definitiva, la piel se seca. Leer Más

Autores

+más
­