• Elisabet Salmerón, science journalist

    El hogar, una amenaza para la piel de las manos

    ¿Cuántas veces al día ponen en riesgo su piel las amas de casa? Decenas. El contacto directo y repetido con detergentes, jabones y otros productos de limpieza, las horas de cocina y la exposición a altas temperaturas las obliga a soportar frecuentes problemas, sobre todo en las manos y los brazos. ¿Qué se puede hacer para paliarlos?

     

    Las amas de casa cumplen una función imprescindible, pero a un precio muy alto para su piel. Detergentes para la ropa, suavizantes, jabones, líquidos para fregar los platos, lejías, desinfectantes, disolventes… El mantenimiento y el cuidado del hogar es un oficio de continuo riesgo, sobre todo, para las manos, debido a la exposición diaria a este tipo de productos químicos. La mayoría contienen sustancias que irritan el tejido de la piel, disminuyen la cantidad de grasa que la cubre y dañan su barrera protectora. Leer Más

  • Elisabet Salmerón, science journalist

    ¿Cómo afecta mi trabajo a mi piel?

    El trabajo puede convertirse en un peligro para la piel. El contacto con sustancias y agentes nocivos, la falta de humedad en ambientes cerrados o los altos niveles de estrés pueden ser el origen de problemas o incluso de enfermedades cutáneas. ¿Qué podemos hacer para prevenir estos daños y mantener una piel sana?

     

    Se dice popularmente que el trabajo es salud. Pero en ocasiones puede tener graves efectos en el organismo, sobre todo en la piel. Por ejemplo, en España, según los informes más fiables, los daños en la piel son el segundo tipo con mayor incidencia entre las enfermedades profesionales. Y lo mismo ocurre en muchos otros países. Algunos problemas cutáneos pueden llegar a causar lesiones crónicas que incapaciten a la persona para la vida laboral o que la obliguen a cambiar de trabajo; sin embargo, la relevancia pública de estos datos es mínima. Leer Más

  • Susana Andújar, chemist

    ¿Hasta dónde son seguros los cosméticos?

    Para tratar de garantizar que los geles, cremas y demás cosméticos que usamos a diario sobre la piel no sean perjudiciales para nuestra salud, cada ingrediente supera estrictos controles. Una vez mezclado con otros en la fórmula de cada producto, se realizan test sobre voluntarios para comprobar su nula o baja acción negativa sobre la piel antes de lanzarlos comercialmente. ¿Cómo se hacen este tipo de controles?

     

    Como nuestros lectores saben, la legislación europea sobre cosmética prohíbe experimentar con animales o comprar a otros países materias primas cuya seguridad se base en pruebas efectuadas con ese método. Actualmente, el sistema utilizado intenta garantizar que cada ingrediente individualizado es seguro. No obstante, al combinar varios de ellos en un producto pueden aparecer interacciones, originándose nuevos componentes que pueden modificar la seguridad del producto acabado. La normativa actual no indica qué ensayos son obligatorios, pero define que quien comercializa los productos es responsable de la seguridad de los mismos. Por ello la industria cosmética investiga utilizando ensayos diversos, según la aplicación y modo de uso del cosmético (sin que intervengan animales, claro está). Leer Más

  • Josep Orellana, science journalist

    Dermatitis de contacto, sustancias a evitar

    11 Nov Dermatitis de contacto, sustancias a evitar

     

    Fuentes:

    ACAAI

    Clinical Key

    La dermatitis de contacto es uno de los diez principales motivos de consulta médica en atención primaria. Existen más de 3.000 sustancias capaces de provocar dermatitis de contacto sobre una u otra piel. Algunos cosméticos, tintes para el pelo y champús contienen componentes potencialmente irritantes. Identificar los productos causantes es primordial.

     

    La dermatitis de contacto es una reacción inflamatoria de la piel debida a la exposición a determinadas sustancias. Cuando un producto provoca por primera vez un efecto local tóxico en las células de nuestra piel, estamos ante una dermatitis de contacto irritativa. En cambio, cuando una sustancia provoca –tras contactos repetido– una reacción alérgica debida a la sensibilización de la piel, hablaremos de dermatitis de contacto alérgica. Leer Más

Autores

+más
­