• Fede Montagud, editor

    Quemaduras solares: triple riesgo de padecer cáncer de piel

    21 nov

     

    Las quemaduras solares son peligrosas. Pueden aumentar el riesgo de padecer cáncer de piel, incluso si se produjeron cuando todavía no éramos conscientes de su importancia, léase durante la infancia. Se ha dicho por activa y por pasiva, pero las pieles se siguen poniendo rojo gamba al sol.

     

    Por eso algunas organizaciones siguen poniendo énfasis en la información al consumidor. En este vídeo de la Cancer Research (Reino Unido) se explica qué les ocurre a las células cuando el sol las daña y qué diferencias existen respecto a las quemaduras que producen los objetos calientes. Las segundas se curan, pero las del sol pueden dejar una marca dramática cuyas consecuencias se pagan muchos años después. Una quemadura por contacto destruye algunas células de la piel; eso es todo. Las quemaduras solares también destruyen células, pero, además, alteran el ADN de otras que siguen viviendo, lo que puede originar cáncer. Una explicación sencilla pero esclarecedora para no olvidar protegerse de los rayos solares. Leer Más

  • Ailish Maher, science journalist

    Volar en avión deteriora la piel

    16 nov Volar en avión deteriora la piel

     

    Fuentes:

    Everyday Health

    El País

    Cuando volamos, el aire presurizado de la cabina absorbe la humedad de nuestra piel, dejándola seca y con aspecto mortecino y sin brillo. Tras el aterrizaje, el deterioro de nuestro cutis suele ser proporcional a la duración del viaje. ¿Qué podemos hacer para proteger nuestra piel y que no parezca agotada cuando tomamos tierra?

     

    Las cabinas de los aviones están presurizadas mediante aire acondicionado de baja humedad, lo que, cuando se vuela a mucha altitud, crea un ambiente seguro y confortable para los pasajeros y la tripulación y les protege del riesgo de sufrir los problemas fisiológicos que causaría la baja presión del aire exterior. Pero lo cierto es que ir en avión afecta a la piel. Los primeros efectos sobre la piel de la cara y del cuerpo son consecuencia de la deshidratación: piel seca, labios cortados y nariz, manos, garganta y ojos secos. Además, nuestro cuerpo responde a la fatiga del jet lag liberando cortisol, la hormona del estrés, que afecta a la función barrera de la piel y causa rojeces, manchas y erupciones. Leer Más

  • Fede Montagud, editor

    El resveratrol ayuda a controlar el acné

    10 nov El resveratrol ayuda a controlar el acné

     

    Fuentes:

    Dermatology Times

    Es conocido por su potencial reparador y se vende como antiarrugas, pero según un reciente estudio publicado en Dermatology and Therapy, el resveratrol también ayuda a eliminar los antiestéticos granos que aparecen en la piel. Sobre todo cuando se combina con peróxido de benzoilo, un agente antimicrobiano muy utilizado en las cremas antiacné.

     

    La alianza de los opuestos: el resveratrol es un antioxidante y el peróxido de benzoilo es un oxidante. Pero juntos parecen constituir una buena fórmula para luchar contra el acné. Esta es la conclusión de la investigación realizada por científicos de la división de dermatología de la David Geffen School of Medicine de la Universidad de California (UCLA), que aseguran que el resveratrol potencia el efecto bactericida del peróxido de benzoilo e inhibe el crecimiento de la bacteria Propionibacterium acnes, responsable del acné, durante más tiempo (más de 24 horas). Además, la fórmula es poco dañina para la piel. Leer Más

  • Anna Solana, science journalist

    Tipos de piel: el balance entre el agua y la grasa

    5 nov Tipos de piel: el balance entre el agua y la grasa

     

    Fuentes:

    Le Figaro Santé

    WebMD

    Se puede tener la piel gruesa o delgada, tónica o flácida, muy sensible a la radiación solar o todo lo contrario. Pero la industria cosmética y el común de la población la describen como normal, seca, grasa, mixta o sensible. Muchas veces sin dejar demasiado claro dónde empieza y acaba cada categoría. ¿Cómo es una piel normal? ¿De qué depende que un cutis sea más o menos graso? ¿Cómo saber si tenemos un tipo de piel u otro y qué productos utilizar?

     

    Se nace con un tipo de piel: para los médicos es nuestro fototipo. Se tiene de por vida. Aunque es cierto que el medio ambiente, el nivel de estrés, el tipo de dieta y los cambios hormonales que se producen en diferentes etapas de la vida, como la adolescencia, el embarazo o la menopausia, pueden cambiar la piel. No obstante, la mayoría de nosotros usamos otra clasificación para los tipos de piel, que se basa en la naturaleza del manto hidrolipídico, una película que recubre la superficie cutánea, formada por agua y grasas, que ayuda al mantenimiento de su función barrera. ¿Qué hace que este manto, también llamado emulsión epicutánea, varíe? Leer Más

Autores

+más
­