• Anna Solana, science journalist

    Cremas BB, CC, DD, EE…

    20 Dec Cremas BB, CC, DD, EE…

     

    Fuentes:

    The Guardian

    The Huffington Post

    Estos pares de letras no son nombres en clave de diferentes sistemas operativos de software, que suelen seguir el abecedario para identificarse. Describen las cremas multifunción o ‘todo un uno’, que desde hace años prometen un sinfín de beneficios para la piel. ¿Pero qué diferencias hay entre las versiones BB, CC, DD y EE? ¿Funcionan o son sólo parte de una buena campaña de marketing?

     

    Las BB cream llevan más o menos cinco años en el mercado occidental, aunque la denominación viene de lejos. De hecho, la dermatóloga y alergóloga alemana Christine Schrammek asegura haber ideado, en 1967, la primera crema Blemish Balm (BB), que significa bálsamo anti rojeces/granitos, para tratar la piel después de los peelings. La fórmula original contenía óxido de zinc, dióxido de titanio, raíz de regaliz y pantenol, o sea un cóctel de propiedades antiinflamatorias, protectoras, calmantes e hidratantes que le confería al producto un atractivo considerable. Leer Más

  • Josep Orellana, science journalist

    Cuidar la piel con diabetes

    10 Dec Cuidar la piel con diabetes

     

    Fuentes:

    American Diabetes Association

    La diabetes afecta a más de 380 millones de personas en todo el mundo, y esta cifra no cesa de aumentar. En un futuro próximo uno de cada 10 adultos la padecerá. La diabetes tiene múltiples efectos adversos para nuestra salud, muchos de ellos relacionados con la piel. ¿Cómo podemos reducirlos al máximo y proteger nuestra piel?

     

    Las personas que sufren diabetes (niveles altos de glucosa en sangre) durante largos periodos de tiempo son más propensas a padecer problemas en la piel. Una de cada tres personas con diabetes sufren alteraciones cutáneas, que a menudo son el primer aviso de la presencia de la enfermedad. Los niveles elevados de glucosa en sangre provocan cambios bioquímicos en la piel que alteran su estructura y sus funciones. Estos cambios inducen sequedad y pérdida de elasticidad, así como un envejecimiento prematuro de la piel. Leer Más

  • Núria Estapé, science journalist

    Cafeína para la piel

    La industria de la belleza se ha apropiado del principio activo de la bebida más universal en los desayunos. La cafeína, el alcaloide que nos despierta porque estimula nuestro sistema nervioso, también posee propiedades beneficiosas para la piel. Parece demostrado que reduce la celulitis, aumenta la circulación de la sangre en los pequeños vasos sanguíneos que nutren la piel, previene cánceres dermatológicos e incluso favorece el crecimiento del cabello en los hombres.

     

    La cafeína se ha incorporado a las fórmulas de cremas corporales, lociones capilares y otros preparados cosméticos. La mayoría de ellos contienen solo un 3% de esta sustancia. Al principio, sus características químicas (se disuelve en agua pero no en aceite) hicieron difícil su aplicación en cosmética, porque en su forma libre penetra escasamente en el interior de la epidermis. Pero gracias a los modernos métodos de transporte de sustancias, como las emulsiones y las microesferas, que facilitan su penetración, la cafeína resulta ahora un ingrediente clave para el cuidado de piel. Leer Más

  • Violeta Camarasa, science journalist

    Cosméticos tóxicos

    10 Nov Cosméticos tóxicos

     

    Fuentes:

    The History of Skincare

    ¿Para presumir hay que sufrir? Desde tiempos inmemoriales los humanos hemos utilizado un sinfín de productos para embellecer la piel. Muchos de esos activos históricos eran tóxicos y algunos, mortíferos. La cosmética tiene una cara fea que demuestra que para presumir los humanos somos capaces de sufrir, y mucho.

     

    Los hermosos ojos egipcios que vemos en las películas se conseguían a menudo a base de galena (químicamente sulfuro de plomo), un elemento neurotóxico. En Oriente Medio, en África y en el sur de Asia, el kohl –una pasta que antiguamente se hacía con galena molida– se ha usado desde hace siglos como máscara de ojos. La galena es sólo un ejemplo de la larga historia del uso del plomo en cosmética. Leer Más

Autores

+más
­