• Anna Solana, science journalist

    Cuidar la piel con psicodermatología

    30 Apr Cuidar la piel con psicodermatología

     

    Fuentes:

    EmpowHER

    Hoy en día se sabe que algunas manifestaciones de la piel tienen una dimensión psicológica. Y no hablamos sólo del rubor que aparece al sentir vergüenza o del sudor que se desencadena por el miedo. También el acné, la psoriasis o incluso ciertas verrugas pueden tener un origen psicológico y, según los psicodermatólogos, pueden tratarse con hipnosis, relajación, meditación o psicoterapia.

     

    Hace casi 10 años, un artículo de la Harvard Medical School situó sobre la mesa de debate la eficacia de la llamada psicodermatología. ¿Puede una terapia psicológica curar un problema de piel? Los psicodermatólogos norteamericanos y los europeos aseguran que sí y desde hace mucho tiempo defienden la validez de sus teorías y de sus terapias basadas en la conexión de la psique con la piel. Ahora bien, nos estamos refiriendo a dermatólogos o psiquiatras que practican técnicas de relajación, meditación o hipnosis, no a personas sin titulación médica. Antes de aplicar cualquier terapia es imprescindible el diagnóstico del médico. Leer Más

  • Anna Solana, science journalist

    La piel que habitas

    El estudio de las células madre y su posible aplicación terapéutica constituye una línea de investigación de futuro también en el ámbito dermatológico. Científicos de la Universidad de Granada (España) han conseguido crear por primera vez piel artificial a partir de células madre de cordón umbilical, lo que podría facilitar la curación de grandes quemaduras y evitar la experimentación con animales.

     

    Los investigadores piden prudencia. Y tiempo. El ensayo de esta técnica con piel artificial en humanos debería llevarse a cabo a lo largo del 2014. Y es posible que produzca problemas de rechazo puesto que, contrariamente a los procedimientos clínicos que se emplean en la actualidad, la piel resultante no parte de tejido del propio paciente. Aun así, los científicos se muestran optimistas pues hasta ahora no se había conseguido generar tejido epidérmico con células madre del cordón umbilical. Para la dermis han utilizado un biomaterial realizado con fibrina, una proteína que se obtiene del plasma humano, y agarosa, un polisacárido que se extrae de las algas y es biocompatible. Existen otros grupos de investigación que trabajan en el desarrollo de tejido cutáneo similar al natural, con su dermis y su epidermis. Pero confiesan que tienen que seguir trabajando para mejorar su aspecto estético y conseguir que tenga pelo y glándulas sudoríparas.

  • Núria Estapé, science journalist

    Enzimas para el cuidado de la piel

    21 Mar Enzimas para el cuidado de la piel

     

    Fuentes:

    The New York Times

    La enzimología es un nuevo campo de investigación en dermatología y cosmética. Trata de averiguar cómo las enzimas pueden mejorar el aspecto de la piel y prevenir sus alteraciones. Las compañías farmacéuticas estudian las enzimas relacionadas con enfermedades cutáneas; el sector cosmético, las que potencian la belleza de la piel. No obstante, incorporar en la dieta las enzimas adecuadas resulta, hoy por hoy, la forma más natural y eficaz de conseguir una piel sana y bella.

     

    La piel necesita nutrirse de grasas, proteínas y carbohidratos para tener un aspecto sano y vibrante. Para que estas sustancias actúen de modo óptimo en el tejido cutáneo son necesarias unas pequeñas moléculas que aceleran reacciones químicas: las enzimas. Gracias a su actividad, los alimentos pasan de la sangre a la piel, se forman grasas beneficiosas y se repara el colágeno dañado por el efecto de los rayos ultravioletas, por citar sólo algunas de sus múltiples funciones. Existen muchos tipos de enzimas. Las más usadas en productos cosméticos son las llamadas enzimas proteolíticas, que rompen las proteínas en trocitos pequeños para que la piel absorba mejor sus componentes, lo que permite a las células cutáneas crecer y renovarse. Leer Más

  • Rosa Taberner, dermatologist

    Crioterapia para cuidar la piel

    La crioterapia es una técnica dermatológica que utiliza el frío extremo (habitualmente mediante la aplicación de nitrógeno líquido) para el tratamiento de lesiones superficiales de la piel. De este modo se consigue congelar y eliminar las zonas afectadas, respetando al máximo el tejido sano circundante. Sus resultados son estética y médicamente mucho mejores que los de otras técnicas.

     

    El uso del frío en medicina puede parecer relativamente reciente. Sin embargo, ya en el año 2500 A. C. los egipcios utilizaban frío, conscientes de su efecto analgésico y antiinflamatorio. Su uso se popularizó en el siglo XIX, sobre todo por su propiedad analgésica (de particular utilidad en las amputaciones). Pero la clave de la evolución de esta técnica siempre estuvo en la capacidad para enfriar gases, almacenarlos y manipularlos a baja temperatura. Leer Más

Autores

+más
­