• Ailish Maher, science journalist

    La verdad sobre la arcilla

    6 Mar La verdad sobre la arcilla

     

    Fuentes:

    Applied Clay Science

    La arcilla, que tiene un alto contenido en minerales, está reapareciendo como potente producto curativo y como tratamiento de belleza de la piel. Sus efectos benéficos se basan más en el éxito de sus usos, que se remontan a tiempos antiguos, que en estudios científicos. No obstante, la ciencia reconoce en firme que ciertas arcillas tienen grandes propiedades antibacterianas.

     

    La arcilla se ha usado durante siglos con fines medicinales y estéticos. En Mesopotamia y en Egipto se utilizaba por sus propiedades antiinflamatorias y antisépticas, y parece probado que Cleopatra la usaba para mejorar su cutis. Muchos médicos célebres, como Hipócrates, Avicena, Averroes y Paracelso, así como Sebastian Kneipp –cofundador del movimiento médico naturópata–, han prescrito remedios para la piel a base de arcilla. También se ha usado la arcilla para facilitar la cicatrización de heridas quirúrgicas y de guerra. Leer Más

  • Anna Solana, science journalist

    La piel y los efectos de la contaminación

    Es algo parecido a la capa de polvo y suciedad que va cubriendo el coche entre dos lavados. Con el maquillaje y los cuidados diarios lo vamos disimulando, pero algo se pega a nuestra piel, le resta hidratación, firmeza y luminosidad e incluso provoca manchas. La contaminación atmosférica es tan dañina como el tabaco para el cutis. Pero según donde vivamos resulta imposible evitarla. ¿Qué podemos hacer para proteger nuestra piel?

     

    Según un informe de la Agencia Europea del Medio Ambiente (AEMA) publicado en 2013, el aire que respiran los ciudadanos del viejo continente no está precisamente limpio. De hecho, la AEMA asegura que más del 90% de los habitantes de las ciudades europeas están expuestos a niveles preocupantes de PM2,5 (partículas en suspensión de menos de 2,5 micras) –que provienen en buena medida de las emisiones de los vehículos diesel– y a concentraciones demasiado elevadas de ozono. Leer Más

  • Rosa Taberner, dermatologist

    La piel atópica

    11 Sep La piel atópica

     

    Fuentes:

    AEDV

    Decimos que alguien tiene piel atópica cuando tiende a desarrollar dermatitis atópica. Así de simple. La dermatitis atópica es la enfermedad de la piel más común en la infancia. No sólo afecta a la calidad de vida del niño, sino también a la de su entorno familiar. Dejando aparte el correcto diagnóstico y el tratamiento prescrito por el dermatólogo, existe mucha controversia acerca de otras cuestiones que afectan a estos niños, como los cuidados de la piel, la ropa, los baños…

     

    La dermatitis atópica (o eczema atópico) es una enfermedad de la piel extremadamente frecuente, que en los países occidentales afecta a uno de cada tres niños en los primeros años de su vida. Su principal síntoma es el picor. Si bien no existe una única causa conocida, las manifestaciones clínicas permiten realizar el diagnóstico correcto al pediatra o al dermatólogo (hay un componente hereditario importante). Estos niños presentan un mayor riesgo de desarrollar asma, urticaria y rinitis alérgica. No es una enfermedad estable, sino que evoluciona en fases, con periodos de brote (típicamente en invierno) y otros de más calma. Leer Más

  • Susana Andújar, chemist

    Los alérgenos de los productos cosméticos

    Las reacciones alérgicas en la piel relacionadas con la aplicación de productos cosméticos son conocidas desde hace muchos años. Centenares de investigaciones sobre la seguridad de los ingredientes añaden cada año más información sobre sus efectos. Como consecuencia van surgiendo nuevas normativas y limitaciones en el uso de los mismos. ¿Cuáles son los ingredientes más alergénicos?

     

    Las autoridades sanitarias han publicado ya numerosas listas de ingredientes cuyo potencial alergénico es conocido. Pero no es sólo esta facilidad intrínseca de provocar una reacción inmune el factor más importante, sino también la frecuencia con la que estas sustancias son puestas en contacto con nuestra piel y mucosas. Potencial alergénico y frecuencia de aplicación son los desencadenantes de la mayoría de reacciones no deseadas producidas por el uso de productos cosméticos. Leer Más

Autores

+más
­