• Josep Orellana, science journalist

    Algas para rejuvenecer la piel

    20 Dec Algas para rejuvenecer la piel

     

    Fuentes:

    Cosmetics Design

    Las algas marinas están triunfando en el mercado de los cuidados antienvejecimiento para la piel. Muchos cosméticos las incorporan como ingrediente estrella y les atribuyen propiedades beneficiosas para mejorar nuestro aspecto. Encontramos cremas y lociones de todo tipo preparadas a base de “extracto de algas”. ¿Es real su actividad anti-aging? ¿O en ocasiones estamos frente a una publicidad engañosa?

     

    Numerosas empresas, sobre todo de Francia, Canadá, Estados Unidos y Australia, venden extractos de algas cultivadas como ingredientes para productos de cuidado personal. Generalmente su publicidad destaca que se trata de una alternativa altamente interesante para evitar el envejecimiento de la piel. Las algas son organismos más simples que las plantas terrestres. En todo el mundo existen miles de especies, algunas de las cuales se utilizan desde la noche de los tiempos para diversos fines (en China ya se aprovechaban hace 5.000 años).

     

    Del mar al rostro

    En los productos cosméticos las algas se utilizan, básicamente, porque:

     

    • Actúan como agentes espesantes.
    • Fijan el agua de las mezclas y controlan la viscosidad.
    • Además, pueden tener acción hidratante, antioxidante, fotoprotectora, antibacteriana u otras.

    En consecuencia, su incorporación como ingrediente a las fórmulas puede ser muy efectivo y práctico. Además se trata de un producto “natural” y, por lo tanto, actualmente goza de buena reputación entre los consumidores. A menudo, en la etiqueta de los preparados que compramos aparecen como "extracto de algas".

     

    Las algas que se encuentran típicamente en los cosméticos son la lechuga de mar (Ulva lactuca), las algas pardas o kelp (Laminariales) y varias especies de algas rojas, como el famoso musgo de Irlanda (Chondrus crispus).

     

    En el mercado podemos encontrar todo tipo de productos que contienen algas: lociones y aceites, cremas hidratantes, champús y jabones, exfoliantes, maquillajes y bases, cremas limpiadoras, bálsamos labiales, acondicionadores para el cabello, etc. Dicho de otro modo, las algas pueden usarse para casi todo en cosmética.

     

    Veamos qué efectos reales proporcionan

    Como es lógico, todos los fabricantes investigan en busca de propiedades de las algas que puedan tener el mejor aprovechamiento en sus fórmulas. Y no sólo para productos cosméticos para aplicar sobre la piel, sino también para suplementos nutricosméticos en búsqueda de la “belleza desde dentro”.

     

    Desde hace muchos años se utiliza el musgo de Irlanda por sus efectos emolientes y antioxidantes. Contiene proteínas, vitamina A, azúcar, almidón, vitamina B1, hierro, sodio, fósforo, magnesio, cobre y calcio que le proporcionan efectos beneficiosos para la piel.

     

    Las algas pardas, de las que se conocen unas 1.500 especies, tienen un alto contenido en polifenoles y fucoidanos (polisacáridos), lo que les proporciona un fuerte poder antioxidante y antienvejecimiento. Un productor de extracto de Alaria esculenta, una alga que se cosecha en la costa norte de Francia, asegura que favorece la formación de colágeno y elastina gracias a su alta concentración en ácidos grasos omega-6 y omega-3.

     

    Otros aseguran que ciertas algas tienen una interesante actividad captadora de radicales libres, lo que también contribuiría a proteger la piel tanto de daños intrínsecos como ambientales. Incluso hay quien destaca su capacidad de estimular la actividad de las sirtuinas (proteínas que regulan múltiples genes responsables del metabolismo y la reparación celular)...

     

    Hay muchos efectos beneficiosos atribuidos a extractos de algas prolijamente descritos en revistas científicas de prestigio. Por ejemplo, su acción hidratante o su efecto antiséptico frente a la bacteria que causa el acné. Incluso la capacidad fotoprotectora de ciertas algas se está utilizando para el desarrollo de cremas solares hipoalergénicas.

     

    Atención a la publicidad

    Por muchas ventajas que tengan las algas, las afirmaciones de que pueden detener o eliminar las arrugas, curar la piel o proporcionar otros sorprendentes beneficios han de ser tomadas con cautela. Cierta publicidad asegura que hay algas que sanan la psoriasis, los eccemas y las dermatitis: pocas evidencias científicas sustentan estas afirmaciones.

     

    Conclusión, confíe en su establecimiento habitual y en las marcas de prestigio que han investigado a fondo antes de asegurar que determinada alga en sus productos tiene uno u otro efecto. Lea bien las etiquetas y, si tiene dudas, infórmese antes de comprar.

Autores

+más
­