• Laura Chaparro, science journalist

    Mujer, hombre y niño: tres pieles distintas

    27 Nov

    La piel de los bebés cambia rápidamente; en la pubertad la piel se vuelve adulta; y en la madurez la de las mujeres envejece antes que la de los hombres.

     

    El color de la piel es uno de los principales rasgos que diferencian a las personas de distintas etnias. Pero existen otros factores de diferenciación cutánea, como la edad o el sexo: la piel de los hombres es distinta a la de las mujeres, y la de los bebés, muy diferente a la de los adultos. Nada más nacer del útero materno, los recién nacidos presentan una piel de color rojo profundo, de tonos azulados en sus manos y pies. Toda ella se oscurece ligeramente antes de que el bebé respire por primera vez. Además, para protegerse del líquido amniótico uterino, los recién nacidos generan una sustancia llamada unto sebáceo que cubre todo su cuerpo y que se elimina con el primer baño. También desaparece en las primeras semanas un vello fino y suave que cubre su cuero cabelludo, rostro y espalda.

    Si estas características son comunes a todos los bebés, algunos rasgos varían en función de la duración del embarazo. Así, los prematuros tienen la piel más delgada y transparente que aquellos que nacen dentro de la fecha prevista. Es normal que la piel de todos ellos se aclare pasados dos días del parto, y también puede volverse seca y escamosa. Como son muy vulnerables a los cambios de temperatura, sus manos y pies pueden registrar tonos azulados si tienen frío. También cuando lloran, su piel presenta un color más rojo.
    Por otra parte, son muy frecuentes algunos trastornos cutáneos como desarrollar miliums en la cara, pequeños granitos de color blanco que desaparecen solos. El acné leve, producido porque algunas hormonas maternas permanecen en la sangre del bebé, también desaparece al cabo de pocas semanas, así como el eritema tóxico, un sarpullido formado por pequeñas pústulas que aparece después del parto.
    Sin embargo, el problema cutáneo más común en los bebés es la dermatitis del pañal, una irritación de la piel causada por la humedad que generan la orina y las heces, y que sufre la mayoría de los niños. La mejor forma de tratarla es cambiar los pañales en cuanto estén sucios y aplicar cremas protectoras a base de óxido de zinc en las partes irritadas.

     

    ¿Por qué la piel de las mujeres envejece antes?
    Las evidentes diferencias fisiológicas que existen entre hombres y mujeres también se cristalizan en la piel. Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Granada revela que la masculina tiene un mayor grosor que la femenina, aunque con el paso de los años sufre un adelgazamiento gradual, algo que no ocurre en la población femenina hasta que cumplen los 50 años.
    Los hombres también presentan mayores niveles de colágeno (necesarios para formar órganos y tejidos) que las mujeres. La menor presencia de esta molécula, fundamental para retrasar el envejecimiento cutáneo, explica que las mujeres parezcan envejecer antes que los hombres.
    La producción de sebo (sustancia aceitosa protectora de la superficie cutánea) también varía según los sexos. Si entre la población masculina las glándulas sebáceas, ubicadas alrededor de los folículos de pelo, son activas hasta los 80 años, en la mujer, la producción de andrógenos (que estimulan la segregación de las glándulas sebáceas) disminuye de forma gradual tras la menopausia. Esta diferencia podría explicar por qué las mujeres presentan sequedad en la piel antes que los hombres.
    Además, la piel masculina presenta un pH ligeramente más ácido que la femenina, por lo que necesita una mayor rehidratación que la de la mujer, tal y como demuestra el estudio de la Universidad de Granada. El afeitado y la falta de cuidados diarios agravan esta situación.

     

    En la pubertad se igualan los niveles
    ¿Y qué ocurre en la pubertad? Un estudio del Centro Shiseido de Investigación sobre Ciencias de la Vida de Japón analizó las diferentes propiedades que presenta la capa superior de la piel, el estrato córneo, cuando los más pequeños de la casa dejan de serlo.
    Los científicos descubrieron que la piel de los menores estaba menos hidratada y que la función ‘barrera’ del estrato córneo era más débil que la de sus madres. En la mejilla, esta capa –que suele ser más firme en la infancia– se debilita a medida que los niños van alcanzando la pubertad.
    La cantidad de lípidos de la capa superficial de la piel se mantiene baja hasta los 13 años de edad. Al llegar a los 14, los valores se acercan a los de los adultos. El estudio demuestra así que, hasta que alcanzan la pubertad, la piel de los menores presenta características diferentes respecto a la de los adultos.
    Rasgos distintos en mujeres, hombres, adultos, adolescentes, niños y bebés que no alteran la esencia de nuestro principal escudo protector.

     

    Fuente:
    Medline Plus (Biblioteca Nacional de Medicina de EE UU) 

     

     

Autores

+más
­