• Fede Montagud, editor

    Cómo usar correctamente un autobronceador

    17 Feb Cómo usar correctamente un autobronceador

     

    Fuentes:

    The Derm Blog

    A todos nos gusta lucir un bonito color moreno en la piel, incluso en invierno. Las cabinas de bronceado son una alternativa, pero mucho hemos insistido en este blog acerca de que los médicos no las recomiendan. Los autobronceadores son la forma más eficaz de ponerse moreno en invierno. Pero hay que saber utilizarlos para evitar que se noten. Y hay que usar filtro solar.

     

    La mayoría de autobronceadores contienen entre un 5% y un 9% de dihidroxiacetona (DHA), un activo que se extrae de la caña de azúcar. Es un producto seguro que raramente genera reacciones adversas. Es importante que compremos un producto de calidad y acorde con el tono de nuestra piel para que el proceso de bronceado sea lo más parecido posible al que se produciría tomando el sol con moderación en verano. Y también es fundamental evitar que nos aparezcan manchas irregulares por no haber usado correctamente el autobronceador, cosa que les sucede a quienes se precipitan y no siguen estos fáciles consejos:

     

    A. Exfoliar levemente la piel de todo el cuerpo con una toallita seca para eliminar las células muertas y dejar una superficie suave. Extender crema hidratante y dejar que actúe durante unos 15 minutos. Pasar un paño seco por todo el cuerpo para eliminar el exceso de crema.

     

    B. Ponerse guantes de látex y aplicar el autobronceador. Con los guantes evitaremos que las uñas y los dedos se tiñan. No hay que poner mucho producto en codos y rodillas, porque la piel es allí más gruesa y podrían colorearse en exceso.

     

    C. Extender el autobronceador concentrándonos por zonas: piernas, abdomen, espalda, brazos, etc. Así igualamos la cantidad que ponemos y reducimos las posibilidades de dejar rayas, zonas sin color o áreas más coloreadas. No es mala idea que alguien nos ayude para que la parte posterior del cuerpo quede uniforme.

     

    D. Masajear bien los pliegues de las muñecas y de la parte interior de los codos y los tobillos para obtener un look natural.

     

    E. Esperar unos 20 minutos antes de vestirse para que el autobronceador pueda hacer su efecto y se seque. Hay que evitar sudar y ducharse en las 4 o 5 horas siguientes a la aplicación.

     

    F. Al principio hay que tener paciencia. Este tratamiento debe repetirse tres o cuatro veces en la primera semana, hasta encontrar el tono de bronceado deseado. Una vez conseguido, para mantenerlo basta repetirlo una o dos veces semanalmente.

     

    G. Imprescindible usar protector solar. El autobronceado no protege en absoluto de los rayos UV del sol. Al contrario, la DHA potencia la liberación de radicales libres y el fotoenvejecimiento subsiguiente. Por lo tanto, hay que usar un filtro con FPS de 30 y aplicárselo varias veces al día, especialmente si se transpira por la actividad física.

Autores

+más
­