• Elisabet Salmerón, science journalist

    Autobronceadores, piel morena sin cáncer

    28 Mar Autobronceadores, piel morena sin cáncer

     

    Fuentes:

    Dfarmacia.com

    Mayo Clinic

    Los autobronceadores se han convertido en “mano de santo” para lo que desean tener una piel morena durante todo el año. Y, al mismo tiempo, son un método eficaz para reducir los efectos negativos de las radiaciones solares y prevenir el cáncer de piel. Veamos sus ventajas e inconvenientes.

     

    Los primeros autobronceadores de los años 60 tendrían mucho que envidiar a los actuales. En aquella época, su salida al mercado despertó más rechazo que aceptación debido a la desigual y anaranjada coloración que generaban en la piel. Los autobronceadores actuales no sólo confieren un color más natural y duradero, sino que los hay para todos los gustos y tipos de piel. Existen distintas presentaciones (crema, gel, spray, toallita, etc.), así como interesantes efectos extra (hidratantes, protectores solares, antiarrugas u otros).

    Además de permitir estar a la moda todo el año luciendo un bonito bronceado sin haber tomado el sol natural ni artificial, los autobronceadores cumplen una función preventiva del cáncer de piel. Investigadores de la Universidad de Massachusetts (Estados Unidos) promocionaron de manera efectiva el bronceado sin sol como alternativa a la radiación ultravioleta artificial o solar, logrando una reducción sustancial del tiempo de exposición.

     

    Bronceado 100% natural

    La dihidroxiacetona (DHA), el principal ingrediente activo de los autobronceadores, se extrae de la caña de azúcar. La DHA reacciona con la queratina, la proteína básica de la capa más externa de la epidermis (estrato córneo), generando melanoidinas, moléculas marrones responsables del tono bronceado que adquiere la piel. La DHA no interacciona con la melanina, lo que limita las reacciones adversas, sobre todo alérgicas, ni afecta a las defensas naturales de la piel.

     

    ¿Cómo usar los autobronceadores?

    Para conseguir los mejores resultados conviene exfoliar primero la piel de la zona a broncear, eliminando las células muertas. Sobre piel nueva, hidratada y limpia se consigue un bronceado de mayor calidad y duración. El color empieza a aparecer tras la primera aplicación y aumenta en las siguientes 24 horas. Por ello conviene no ducharse ni sudar durante al menos 8 horas.

    Es importante que el autobronceador se adecúe al tipo de piel (clara, media o morena) y contenga entre un 5% y un 9% de DHA en su fórmula (una concentración superior podría resecar la piel). El moreno desaparecerá progresivamente a medida que las células muertas de la piel, teñidas por la DHA, se vayan desprendiendo y renovando. Los expertos recomiendan una sesión semanal para mantener un moreno permanente.

     

    ¡Cuidado con el sol!

    Estar moreno por autobronceador no significa en absoluto estar protegido del efecto negativo del sol. Un estudio alemán demuestra que las pieles tratadas con DHA, al ser sometidas a radiación ultravioleta, liberan un 180% más de radicales libres las no tratadas, lo que aceleraría extraordinariamente el proceso de fotoenvejecimiento.

    Los pocos autobronceadores del mercado que también son protectores solares lo son de bajo nivel (factor de protección de 3 o 4). Por ello, cuando se utiliza DHA, los expertos recomiendan aplicar simultáneamente un filtro potente para evitar tanto el envejecimiento de nuestra piel como el riesgo de desarrollar cáncer.

    Digamos, en resumen, que si se toman las debidas precauciones, los autobronceadores a base de DHA están teniendo un impacto positivo en la salud de las personas y en el cuidado de su piel. Permiten disfrutar de un bronceado homogéneo a lo largo de todo el año sin necesidad de correr riesgos exponiéndose al sol.

     

    (De forma voluntaria no hemos hecho ninguna referencia en este artículo a las “pastillas bronceadoras” a base de cantaxantina u otros colorantes, puesto que su inocuidad está puesta en entredicho por las agencias de seguridad alimentaria de la Comunidad Europea y de Estados Unidos).

Autores

+más
­