• Fede Montagud, editor

    Piel humana, cicatrización única

    10 Mar Piel humana, cicatrización única

     

    Fuentes:

    New Scientist

    Los humanos disponemos de un mecanismo de cicatrización que no tienen otros mamíferos. Recientes investigaciones sugieren que nuestras glándulas sudoríparas contienen una reserva de células madre que se activan para regenerar la piel dañada.

     

    En cada centímetro cuadrado de nuestra piel hay, en promedio, 600 glándulas sudoríparas, el triple que folículos pilosos (bases del vello). A través de esos millones de orificios segregamos un litro de líquido en un día normal y 10 litros diarios en circunstancias extremas. Un estudio de la Universidad de Michigan (Estados Unidos) ha demostrado que los humanos disponemos de un mecanismo único de cicatrización basado en las células madre almacenadas en estas glándulas, de las que carecen las pieles de otros mamíferos. El enorme potencial regenerador de las células madre podría ayudar a desarrollar nuevas terapias para la cicatrización. Los autores del trabajo esperan, en primera instancia, mejorar los tratamientos de úlceras diabéticas y de enfermos hospitalizados, que tienen un gran coste sanitario. No obstante, la investigación podría abrir nuevos caminos para los cuidados de la piel en general.

  • Núria Estapé, science journalist

    Los colores de nuestra piel

    La especie humana se compone de tres razas principales: negra, asiática y caucásica. Esta división no es científicamente correcta, pero sirve para entendernos. El color de la piel es lo que delata, casi siempre a simple vista, a qué raza pertenecemos. Sin embargo, lo que diferencia las pieles no es sólo la pigmentación; las características de la capa córnea, de las glándulas y de la microflora determinan cómo envejece y qué riesgos debe afrontar la piel de cada color.

     

    Cuando comparamos el aspecto de las personas de raza negra, blanca y asiática nos basamos preferentemente en el tono de su piel. El órgano más extenso del cuerpo, nuestra piel, evidencia perfectamente las diferencias étnicas. ¿Pero, es el color la única diferencia entre pieles? ¿Envejecen las diferentes pieles de modo distinto? ¿Qué pieles son más sensibles a las agresiones químicas y ambientales? Leer Más

  • Josep Orellana, science journalist

    La urticaria no es peligrosa, pero es molesta

    26 Feb La urticaria no es peligrosa, pero es molesta

     

    Fuentes:

    ACAAI

    La aparición de ronchas en la piel y el picor suelen ser síntomas de urticaria. Normalmente la urticaria llega y se va en poco tiempo, aunque algunos casos requieren tratamiento a largo plazo. La ropa ajustada o el frío empeoran la picazón de la piel. Lo cierto es que no se conoce exactamente el origen de esta molesta dolencia.

     

    La urticaria es una enfermedad alérgica muy común. Se caracteriza por la aparición de habones (ronchas rojizas) en la piel, que pueden hincharse. Su principal síntoma es el fuerte picor. En la mayoría de los casos las ronchas suelen desaparecer en cuestión de minutos o en menos de 24 horas. Pero a veces perduran meses o incluso años. Afecta a un 20% de la población en algún momento de su vida y es más frecuentemente en las mujeres. En un 70% de los casos es de origen desconocido. Leer Más

  • Núria Estapé, science journalist

    Hombres, el sexo frágil (su piel, al menos)

    Al contrario de lo que se cree, la piel de los hombres es más frágil que la de las mujeres. Piel seca, vello encarnado y rojez persistente son algunos de los problemas que aquejan a los hombres al afeitarse. Pero hay mucho más. La piel de los hombres es más sensible a los efectos nocivos del sol y a padecer cáncer.

     

    Podemos distinguir el sexo de una persona joven con solo observar y tocar un centímetro cuadrado de su cutis. En cada sexo la piel reacciona de un modo especial ante agresiones internas (infecciones, cambios hormonales) y externas (cambios de temperatura y humedad, afeitado, cosméticos). Las diferencias son en parte debidas a las hormonas esteroides que viajan por la sangre y se unen a unas proteínas de la piel, dónde actúan. Sin embargo, se sabe ahora que el estilo de vida y el tipo de cuidados cutáneos que recibimos también tienen influencia en la salud y el aspecto de nuestra piel. Leer Más

Autores

+más
­