• Anna Solana, science journalist

    Google crea piel humana artificial con fines médicos

    6 Apr Google crea piel humana artificial con fines médicos

     

    Fuentes:

    The Independent

    Hace ya tiempo que dejó de ser un simple buscador: Google trata de ir un paso por delante en el desarrollo científico y tecnológico, como lo atestiguan las Google Glass o los coches sin conductor. Ahora, en su división de Life Sciences, quieren cambiar el enfoque clásico de la medicina observando el cuerpo desde dentro. Pero para interpretar los resultados también han tenido que recrear la barrera protectora que lo cubre, la piel.

     

    La idea del doctor Andrew Conrad, que dirige el equipo de Google X Life Sciences, es hacer que la medicina sea más proactiva y preventiva que episódica y reactiva. Conrad está más interesado en impedir que la gente enferme que en tratar de curarla. Su equipo trabaja en el desarrollo de una pulsera para detectar células cancerígenas, problemas del corazón u otras enfermedades mucho antes de la aparición de los primeros síntomas, gracias a la luz emitida por nanopartículas insertadas en el cuerpo a través de simples pastillas. Para ello no ha dudado en fabricar piel humana artificial. Leer Más

  • Núria Estapé, science journalist

    El factor de hidratación natural de la piel

    31 Mar El factor de hidratación natural de la piel

     

    Fuentes:

    Practical Dermatology

    Nuestra piel está dotada de una perfecta maquinaria cuya función es conservar agua en su interior para impedir que el organismo se deshidrate. La piel, este órgano vital de nuestro cuerpo, cumple una misión imprescindible que mantiene a salvo en el interior al resto de los órganos. Y lo hace gracias a un complejo entramado de moléculas que conservan el delicado equilibrio de la epidermis a pesar de las variaciones de humedad y temperatura del entorno: se denomina factor de hidratación natural (FHN).

     

    Cuando nacemos nuestra epidermis dispone ya de las herramientas para permanecer siempre hidratada y protegida de los rayos ultravioleta. El paso del tiempo y las agresiones del entorno desgastan el manto cutáneo y algunas de las sustancias beneficiosas que lo forman empiezan a perder su capacidad para retener agua. La piel debe contener de un 10% a un 15% de agua. Si la cantidad de agua se reduce a menos del 10%, aparecen problemas de sequedad cutánea: la piel se vuelve más frágil, áspera y apagada, y está más expuesta a sufrir eczemas o infecciones. ¿Como consigue nuestra piel mantener una cantidad mínima de agua en su interior? Leer Más

  • Núria Estapé, science journalist

    ¿Ducharse sin jabón es mejor para la piel?

    21 Feb ¿Ducharse sin jabón es mejor para la piel?

     

    Fuentes:

    The New York Times

    La ducha por la mañana nos activa y por noche nos relaja. El agua es fuente de vida y hay quienes no conciben la suya sin una dosis diaria de agua calentita con espuma. En el último siglo la higiene personal ha mejorado drásticamente la salud de las personas. Pero el uso excesivo de jabones y geles y los productos con pH demasiado alcalino amenazan nuestra piel. Nuevas tendencias minoritarias hacen propuestas radicales.

     

    A menudo no miramos con detalle la composición de los geles de baño que compramos. Si el gel que usamos no nos hidrata la piel, consumimos más y más cremas hidratantes después de la ducha. Si nuestro champú promete mucho pero nos deja el pelo como un estropajo, lo cubrimos a continuación con acondicionadores y mascarillas. Parece excesivo. ¿Pero podríamos imaginar nuestro cuarto de baño sin este arsenal de elementos de higiene personal? ¿Mejoraría el aspecto y la salud de nuestra piel usando menos productos? Desde luego que sí, responden los pioneros de la nueva tendencia de ducharse sin jabón ni champú. Leer Más

  • Anna Solana, science journalist

    ¿Por qué rascarse empeora el picor?

    16 Feb ¿Por qué rascarse empeora el picor?

     

    Fuentes:

    Neuron

    Lo decían nuestras abuelas y también nuestras madres, y nosotros se lo repetimos a nuestros hijos casi sin pensar: “No te rasques, que es peor”. Y es cierto, si te rascas pica más, como sabe todo el mundo. Ahora se ha descubierto cuál es la base científica de este fenómeno que la sabiduría popular tiene en cuenta en todas las culturas.

     

    La culpa de que a menudo el picor no desaparezca cuando nos rascamos la tiene la serotonina, probablemente el neurotransmisor más famoso de la época moderna, pues tiene un papel importante en el hambre, el sueño, el deseo sexual, el humor y la temperatura corporal. El equipo de Zhou-Feng Chen, de la Escuela de Medicina de la Universidad Washington en Saint Louis (EUA), ha publicado nuevas conclusiones sobre el picor. Al rascarnos, desactivamos las terminaciones nerviosas que envían la señal de picor a la médula espinal, pero también provocamos una cierta inflamación y dolor en la zona. Eso hace que aumenten los niveles de serotonina para calmar este dolor, lo que a su vez incrementa la sensación de picor. Leer Más

Autores

+más
­