• Núria Estapé, science journalist

    La piel bajo el estrés ambiental

    Contaminación atmosférica, temperaturas extremas, luz artificial, radiación ultravioleta, ruidos, humos de cigarrillo y de tráfico. Todos ellos son estresores ambientales que ponen en riesgo la salud de nuestra piel. Estudios recientes demuestran que cuando nuestra piel se expone a varias formas de estrés medioambiental de forma continuada envejece con más rapidez y se vuelve vulnerable a enfermedades como el cáncer.

     

    La piel es el envoltorio que nos une al entorno y protege a nuestro organismo de sus inclemencias. No resulta pues sorprendente que sea el órgano de nuestro cuerpo que más sufre cuando el entorno en el que vivimos resulta tóxico e inhóspito. En nuestra piel queda todo reflejado: el estrés que surge de nuestro interior, el estrés psicológico o consecuencia de lo que comemos, y el que viene del exterior, del aire que respiramos, de lo que nos toca la piel. Las condiciones de vida en las grandes ciudades y en las zonas industriales han creado nuevos problemas a nuestra piel, diseñada para adaptarse a las variaciones de temperatura y humedad de los hábitats naturales. Leer Más

  • Fede Montagud, editor

    Picaduras de mosquito, ¡qué pesadilla!

    10 dic Picaduras de mosquito, ¡qué pesadilla!

     

    Fuentes:

    WebMD

    De día o de noche, los mosquitos son muy molestos cuando atacan nuestra piel. Además, en algunas zonas del mundo transmiten enfermedades graves. El saber popular y los científicos han encontrado algunas formas de evitar sus picaduras. Pero los mosquitos saben adaptarse a casi todo…

     

    Junto al icaridin, derivado de la pimienta, la N,N-Dietil-meta-toluamida, conocida como DEET, es uno de los repelentes de insectos y arácnidos más estudiado y utilizado. Sin embargo, según un informe recientemente publicado en la revista Plos One, está perdiendo eficacia frente a los mosquitos. La razón es que la exposición al químico cambia su sistema olfativo. Dicho de otra forma, se acostumbran a su olor y siguen campando a sus anchas. Entonces, ¿qué alternativas existen? Leer Más

  • Josep Orellana, science journalist

    Proteger la piel de la radiación infrarroja

    Los efectos adversos de la radiación solar sobre nuestra piel son bien conocidos. La culpa siempre es de los rayos ultravioletas (UVA y UVB). Para disminuir sus efectos usamos fotoprotectores y evitamos tomar el sol en exceso. Pero los rayos infrarrojos del sol también llegan a las capas más profundas de la piel.

     

    La luz solar está compuesta por rayos ultravioleta (7%), por luz visible (38%) y por rayos infrarrojos (IR), que representan la fracción más considerable, un 54% del total. Según su longitud de onda, la radiación infrarroja se clasifica en tres tipos: IRA, IRB e IRC. Tanto los rayos UV como la luz visible son atenuados por la melanina, sustancia dérmica que se encuentra en las capas más superficiales de la piel; no ocurre lo mismo con los rayos IRA, que pueden atravesarla hasta alcanzar las capas interiores. Leer Más

  • Susana Andújar, chemist

    Conservantes en cosmética: ¿el bueno, el feo y el malo?

    26 nov Conservantes en cosmética: ¿el bueno, el feo y el malo?

     

    Fuentes:

    Comisión Europea

    Todos los días nuestra piel entra en contacto con algún conservante cosmético. Jabones, geles, cremas, espumas, lociones, perfumes…, prácticamente todos los productos cosméticos necesitan uno o varios de ellos para llegar al consumidor y mantenerse en perfectas condiciones. Pero algunos conservantes pueden resultar perjudiciales; las autoridades sanitarias legislan continuamente sobre ellos para el bien de nuestra piel y de nuestra salud general.

     

    El conservante perfecto sería aquel cuya acción antimicrobiana inhibiera todos los microorganismos responsables de la contaminación de un producto cosmético (bacterias, mohos y levaduras). Además debería ser estable e inerte frente a los demás ingredientes de la fórmula y, sobre todo, debería poseer un perfil de inocuidad que permitiera un uso seguro en determinado producto y a una concentración determinada. Con frecuencia es difícil que un solo ingrediente biocida cumpla todos estos requisitos. A menudo la gente cree que los ingredientes menos tóxicos son los naturales. Leer Más

Autores

+más
­