• Anna Solana, science journalist

    Cremas BB, CC, DD, EE…

    20 Dec Cremas BB, CC, DD, EE…

     

    Fuentes:

    The Guardian

    The Huffington Post

    Estos pares de letras no son nombres en clave de diferentes sistemas operativos de software, que suelen seguir el abecedario para identificarse. Describen las cremas multifunción o ‘todo un uno’, que desde hace años prometen un sinfín de beneficios para la piel. ¿Pero qué diferencias hay entre las versiones BB, CC, DD y EE? ¿Funcionan o son sólo parte de una buena campaña de marketing?

     

    Las BB cream llevan más o menos cinco años en el mercado occidental, aunque la denominación viene de lejos. De hecho, la dermatóloga y alergóloga alemana Christine Schrammek asegura haber ideado, en 1967, la primera crema Blemish Balm (BB), que significa bálsamo anti rojeces/granitos, para tratar la piel después de los peelings. La fórmula original contenía óxido de zinc, dióxido de titanio, raíz de regaliz y pantenol, o sea un cóctel de propiedades antiinflamatorias, protectoras, calmantes e hidratantes que le confería al producto un atractivo considerable.

     

    Pero la idea genial consistió en añadir pigmentos colorantes a una crema hidratante. En los años 80 se utilizaban estos bálsamos tintados como protección de la piel en postoperatorios faciales.

     

    Esclavos de la prisa

    Pero en una sociedad en la que la prisa reina a sus anchas la idea estaba destinada al éxito. Bastan cinco minutos al salir de la ducha para ponerse una BB y salir a la calle con la cabeza bien alta. Se acabó la pesadilla de las hidratantes, serums, bases, maquillajes y demás.

     

    Por eso el mercado asiático las comercializó a principios de esta década como una revolución cosmética, frente a las laboriosas rutinas tradicionales de las mujeres japonesas y coreanas que requerían mucho tiempo ante el espejo.

     

    Inmediatamente después siguió la industria estadounidense, que rebautizó el invento como Beauty Balm (bálsamo de belleza) y le añadió algunos argumentos extra de venta, como protección solar e ingredientes antienvejecimiento.

     

    La idea funcionó en EUA: del 2011 al 2012 el volumen de ventas de cremas BB se multiplicó por 20… Aun así, para algunos especialistas en cosmética las BB no dejan de ser simples hidratantes tintadas.

     

    Cremas CC, un toque de color

    El público objetivo de las BB es joven. Para atacar el segmento siguiente, el que ya pasa de los 30, la industria se sacó de la manga sólo un año después las CC cream, cuyas siglas significan color correction (corrección del color) o complexion correction (corrección del cutis), dependiendo de la marca.

     

    Añaden pues a la ecuación para la piel perfecta el control del color y la luminosidad, es decir la unificación del tono de la piel y la mejora de la apariencia de los poros. Son cremas más parecidas al maquillaje clásico, con lo que tapan más las imperfecciones, y suelen tener un factor de protección solar más alto que sus primas hermanas BB, además de activos antioxidantes. Pero no hacen mucho más que sus antecesoras.

     

    Y llegaron las DD…

    Tal vez por eso, en el 2013, algunas marcas se atrevieron ya con la formulación DD, que significa daily defense (defensa diaria) o dynamic do-all (todo en uno dinámico), según quien la comercialice.

     

    En teoría, las cremas DD combinan las propiedades de cuidado de la piel de una BB con el poder corrector de una CC, con lo que están destinadas a pieles maduras. La clave de venta, en este caso, reside en la posibilidad de luchar contra las inclemencias ambientales (la polución, sobre todo).

     

    Pero, los ingredientes que contienen (factor de protección solar y antioxidantes) no las hacen muy diferentes de sus antecesoras. Pueden llevar un FPS más alto (hasta 50), pero como están pensadas para usarse como maquillaje una vez al día, la protección real frente a los rayos UV dura sólo unas pocas horas.

     

    Para diferenciarse de la competencia, algunas marcas añaden como beneficio extra la capacidad de activar la melanina para ayudar a potenciar el bronceado. Falta ver hasta qué punto se consigue.

     

    EE, las últimas

    Siguiendo con la saga del abecedario cosmético, en el 2014 empezaron a comercializarse las cremas EE, que venden un extra de exfoliación (extra exfoliating), el efecto aclarado anti manchas (enlighter effect) o incluso la potenciación de la energía (energy enhancer), que es otra forma de decir que contienen tocoferol (vitamina E), un potente antioxidante.

     

    Como las anteriores, siguen siendo cremas multifunción, que quieren aglutinar diferentes pasos del cuidado de la piel en un solo bote y que constituyen un producto atractivo para los consumidores sin tiempo. En teoría, aceleran el proceso de exfoliado, hidratan e igualan el tono de la piel. Pero no hacen más que otras cremas por separado.

     

    Aun así, como en el caso de sus primas hermanas BB, CC y DD, el marketing se encarga de elevarlas hasta la estantería más adecuada para que los consumidores se decidan a probarlas, por lo menos una vez, aunque intuyan que son sólo una forma de extender el tirón del abecedario cosmético. La sociedad de la prisa y las selfies obliga.

     

    Próxima parada: cremas FF.

     

    +info:

    Vitaminas para la piel

    Entender las etiquetas: ¿Qué contienen las cremas?

    Cosmética para ‘selfies’

Autores

+más
­