• Josep Orellana, science journalist

    Cuidar la piel con diabetes

    10 Dec Cuidar la piel con diabetes

     

    Fuentes:

    American Diabetes Association

    La diabetes afecta a más de 380 millones de personas en todo el mundo, y esta cifra no cesa de aumentar. En un futuro próximo uno de cada 10 adultos la padecerá. La diabetes tiene múltiples efectos adversos para nuestra salud, muchos de ellos relacionados con la piel. ¿Cómo podemos reducirlos al máximo y proteger nuestra piel?

     

    Las personas que sufren diabetes (niveles altos de glucosa en sangre) durante largos periodos de tiempo son más propensas a padecer problemas en la piel. Una de cada tres personas con diabetes sufren alteraciones cutáneas, que a menudo son el primer aviso de la presencia de la enfermedad. Los niveles elevados de glucosa en sangre provocan cambios bioquímicos en la piel que alteran su estructura y sus funciones. Estos cambios inducen sequedad y pérdida de elasticidad, así como un envejecimiento prematuro de la piel. Leer Más

  • Josep Orellana, science journalist

    Los ritmos circadianos de la piel

    26 May Los ritmos circadianos de la piel

     

    Fuentes:

    Journal of Biological Rhythms

    Sin que seamos conscientes de ello, los seres humanos disponemos de un reloj interno biológico que controla muchas de las funciones que realizamos. También la piel está sometida a los llamados ritmos circadianos y organiza sus actividades según las horas del día y la noche para ser más eficaz. Así que pronto podremos saber el momento óptimo para aplicar un producto cosmético sobre nuestra piel.

     

    El funcionamiento saludable del cuerpo humano se basa en el seguimiento de ritmos y patrones biológicos internos. Estos ritmos, conocidos como ritmos circadianos, están controlados por un “reloj interno” ubicado en el cerebro que modula el metabolismo de órganos y tejidos de nuestro organismo las 24 horas del día. La ciencia que estudia estos procesos se llama cronobiología. Hay estudios científicos que evidencian cómo las células de nuestra piel se rigen por los ritmos circadianos, que afectan directamente a la regeneración celular de la epidermis. Leer Más

  • Josep Orellana, science journalist

    Proteger la piel de la radiación infrarroja

    Los efectos adversos de la radiación solar sobre nuestra piel son bien conocidos. La culpa siempre es de los rayos ultravioletas (UVA y UVB). Para disminuir sus efectos usamos fotoprotectores y evitamos tomar el sol en exceso. Pero los rayos infrarrojos del sol también llegan a las capas más profundas de la piel.

     

    La luz solar está compuesta por rayos ultravioleta (7%), por luz visible (38%) y por rayos infrarrojos (IR), que representan la fracción más considerable, un 54% del total. Según su longitud de onda, la radiación infrarroja se clasifica en tres tipos: IRA, IRB e IRC. Tanto los rayos UV como la luz visible son atenuados por la melanina, sustancia dérmica que se encuentra en las capas más superficiales de la piel; no ocurre lo mismo con los rayos IRA, que pueden atravesarla hasta alcanzar las capas interiores. Leer Más

  • Josep Orellana, science journalist

    Algas para rejuvenecer la piel

    20 Dec Algas para rejuvenecer la piel

     

    Fuentes:

    Cosmetics Design

    Las algas marinas están triunfando en el mercado de los cuidados antienvejecimiento para la piel. Muchos cosméticos las incorporan como ingrediente estrella y les atribuyen propiedades beneficiosas para mejorar nuestro aspecto. Encontramos cremas y lociones de todo tipo preparadas a base de “extracto de algas”. ¿Es real su actividad anti-aging? ¿O en ocasiones estamos frente a una publicidad engañosa?

     

    Numerosas empresas, sobre todo de Francia, Canadá, Estados Unidos y Australia, venden extractos de algas cultivadas como ingredientes para productos de cuidado personal. Generalmente su publicidad destaca que se trata de una alternativa altamente interesante para evitar el envejecimiento de la piel. Las algas son organismos más simples que las plantas terrestres. En todo el mundo existen miles de especies, algunas de las cuales se utilizan desde la noche de los tiempos para diversos fines (en China ya se aprovechaban hace 5.000 años). Leer Más

Autores

+más
­