• Josep Orellana, science journalist

    Apps para la piel: consulte a su médico

    10 Dec Apps para la piel: consulte a su médico

     

    Fuentes:

    JAMA Dermatology

    La creciente popularidad mundial de los teléfonos móviles inteligentes (smartphones) y de las tabletas ha propiciado la aparición de miles de apps médicas; un buen número de ellas se dedican a la piel, sus cuidados, sus problemas y sus enfermedades. Algunas son herramientas profesionales para facilitar el trabajo de los médicos, pero otras van dirigidas al público en general. ¿Son todas seguras? ¿Podemos usarlas sin riesgos para nuestra piel?

     

    Hay más de 40.000 apps médicas a nuestra disposición; muy probablemente usted ya se haya descargado alguna en su dispositivo móvil. Sin duda, estos instrumentos de nueva tecnología aportarán en el futuro grandes beneficios a la población del mundo. A los creadores de apps no se les ha escapado el creciente interés que existe por el cuidado de la piel. Por eso hoy encontramos centenares de aplicaciones que nos ofrecen consejos para mantener nuestra piel sana y bella, así como diagnósticos de todo tipo de enfermedades dermatológicas; incluso hay apps capaces de descubrir si una peca podría ser cancerosa. La mayoría de apps para la piel son gratuitas.

     

    ¿Qué son capaces de hacer las apps dermatológicas por nuestra piel?

    Consejos: Gracias a apps como SpotCheck se puede disponer de un dermatólogo las 24 horas del día. Funciona así: enviamos una foto de nuestra peca sospechosa y en 24 horas nos contesta un experto. Si nuestra peca tiene mal aspecto, nos indica los dermatólogos más cercanos (en Estados Unidos) para pedir una visita.

     

    Belleza: También disponemos de apps de belleza que nos ofrecen consejos sobre maquillaje, nos muestran cómo nos quedarían distintos tipos de peinados o nos informan de las novedades en pintalabios o lacas de uñas. La mayoría están patrocinadas por casas comerciales.

     

    Avisos: Ahora que nos preocupamos cada vez más por la exposición a los rayos UV del sol pueden ser recomendables este tipo de apps para saber qué protección solar necesitamos en cada momento. Funcionan en Estados Unidos con las previsiones oficiales del índice de rayos UV y el posicionamiento GPS de nuestro dispositivo móvil.

     

    Afecciones de la piel: Existen en el mercado muchas apps que supuestamente son capaces de analizar las lesiones de nuestra piel a través de fotografías tomadas por los smartphones y las tabletas y diagnosticar si son cancerosas; tres ejemplos son UMSkinCheck, desarrollada por la Universidad de Michigan, Mole Detect Pro y Doctor Mole. Funcionan rastreando mediante algoritmos automáticos las fotografías de nuestras pecas y manchas.

     

    ¿Sirven estas apps para diagnosticar cánceres?

    Hay que tener cuidado con las apps destinadas a detectar cánceres de piel mediante fotos. Según un estudio del JAMA Dermatology, tres de cuatro apps estudiadas clasificaron incorrectamente más de un 30% de los melanomas de prueba. Decidir si un lunar es canceroso es algo muy serio para dejarlo en manos de una aplicación móvil, porque el diagnóstico precoz es fundamental para la supervivencia del paciente.

     

    Por otra parte, la app Skin Scan fue revisada por científicos de la Universidad de Carolina del Norte y sólo en el 10% de los casos acertaba el diagnóstico. Actualmente esta app se llama SkinVision, ha mejorado sus algoritmos y advierte al usuario que busque siempre los consejos de su dermatólogo.

     

    Fiasco en el tratamiento del acné

    También existen muchas otras apps dermatológicas dedicadas a enfermedades concretas: acné, psoriasis, dermatitis u otras. Por cierto que en el año 2011 la Comisión Federal del Comercio de Estados Unidos tomó medidas legales contra dos apps (AcneApp y Acne Pwner) por publicidad engañosa. Ambas aseguraban curar el acné mediante la emisión de luces de colores por parte del teléfono móvil, lo cual se demostró falso.

     

    Por su parte, la Food and Drug Administration de EUA ha anunciado recientemente que sólo regulará las escasas apps que pretenden actuar como instrumentos médicos mediante la emisión de ultrasonidos u otros procedimientos. Por lo tanto, las restantes quedarán al criterio de utilización de los propios consumidores.

     

    ¿Cuál será el futuro?

    No hay duda de que la mayoría de estas aplicaciones no son fraudulentas y pueden resultar de gran utilidad si se utilizan correctamente. Cuando menos conciencian a los usuarios de la importancia de la prevención en determinadas dolencias. Algunos, además, pueden facilitar el intercambio de información entre médico y paciente, reduciendo las visitas presenciales.

     

    A la comunidad científica le preocupa tanto la seguridad de las apps, como la calidad de los contenidos y la confidencialidad de los datos personales de los usuarios. Por el momento ninguna app dermatológica puede sustituir a un especialista, aunque sí podríamos pedirle consejo al médico sobre alguna que queramos usar.

Autores

+más
­