• Fede Montagud, editor

    Un protector solar no alergénico

    31 Jan Un protector solar no alergénico

     

    Fuentes:

    Alpha Galileo

    Los filtros solares están en auge. La conciencia cada vez más generalizada de que el exceso de sol produce cáncer piel está aumentando su uso; algunos cosmético de uso diario ya los incorporan en sus fórmulas. Pero alguno de sus componentes puede producir alergias, Ahora una reciente investigación propone un nuevo filtro solar no alergénico.

     

    La escitonemina es una sustancia producida por algunas cianobacterias (más conocidas como algas verdeazuladas) para protegerse de los rayos ultravioletas del sol, ya que estos microorganismos acuáticos viven cerca de la superficie. Se trata de un potente filtro solar natural, que ahora han conseguido fabricar en laboratorio científicos de la Universidad de Goteburgo (Suecia) y de la Universidad Chalmers de Tecnología (Suecia). Frente a los filtros solares más utilizados actualmente (BM-DBM y octocrileno), que pueden producir alergias en algunos casos, el nuevo producto tendría la ventaja de no ser alergénico. Los investigadores esperan que escitonemina entre pronto en las formulaciones de cremas y lociones protectoras del sol.

     

  • Núria Estapé, science journalist

    Piel de hombre, piel de mujer y el auge de la cosmética de género

    La piel es masculina o es femenina. A pesar de que la estructura de las capas cutáneas es la misma en ambos sexos, las pieles varían en su funcionamiento y composición química. Cremas hidratantes, exfoliantes y antiarrugas han ido adaptando sus ingredientes a las diferentes características de la piel de ellas y de ellos. Cuidarse la piel tiene sexo.

     

    ¿Tan distinta es la piel de hombres y mujeres? Quien fuera que se hiciera esta pregunta dio en la diana de una nueva linea de investigación en la industria cosmética, obligada a responder con sus productos de innovación a la cada vez mayor demanda de hombres preocupados por el aspecto de su piel y dispuestos a cuidarla y mimarla como lo hemos hecho siempre las mujeres. La piel masculina es más gruesa, contiene más ácidos grasos y más colágeno; además, produce mayor cantidad de sebo y tiene un pH más ácido. A pesar de necesitar más hidratación que la de las mujeres, la piel de ellos se mantiene firme y elástica durante más tiempo. La de las mujeres, en cambio, es más delgada, produce menos grasa y colágeno, y su pH es más básico. La piel femenina es así más delicada, de modo que los signos de la edad aparecen antes en la piel de ellas. Leer Más

  • Fede Montagud, editor

    Piel artificial

    22 Jan Piel artificial

     

    Fuentes:

    Nature Nanotechnology

    Además de ser nuestro escudo protector frente a agentes externos, la epidermis nos transmite sensaciones de tacto, presión y temperatura, imprescindibles para la supervivencia. Todo ello es muy difícil de reproducir artificialmente, pero…

     

    Científicos de la Universidad de Stanford han conseguido un material sintético que parece tener casi las mismas propiedades de la piel humana. Esta piel artificial –un polímero, en realidad– transmite el frío y el calor, detecta la presión ejercida sobre ella y sabe diferenciar si está en contacto con un metal o con una madera; es decir, tiene “sentido del tacto”. Su flexibilidad y elasticidad son similares a las de nuestra piel. Pero lo más sorprendente es que autoregenera tras sufrir un corte, recuperando en 15 segundos su estructura y su conductividad originales. Este nuevo material, que parece de ciencia ficción, podría aplicarse en la implantación de injertos sin pérdida de sensibilidad, tras enfermedades o accidentes.

  • Núria Estapé, science journalist

    Perfumes: ¿Por qué huelen distinto en cada persona?

    17 Jan Perfumes: ¿Por qué huelen distinto en cada persona?

     

    Fuentes:

    British Journal of Dermatology

    ¿Alguna vez se han preguntado por qué las personas huelen distinto a pesar de llevar el mismo perfume? Cada piel contiene de forma natural un cóctel químico particular que, como si de una huella dactilar de tratara, deja un rastro de aroma irrepetible. Los perfumes, al mezclarse con el olor corporal de cada persona, adquieren vida propia y crean una seña de identidad única.

     

    En las perfumerías, las fragancias huelen siempre como las diseñó su creador. Sin embargo, adquieren vidas distintas sobre la piel de cada persona. Ahora sabemos que cada uno de nosotros desprende un olor diferente, porque cada piel se compone de distintas sustancias químicas que, al evaporarse, se transmiten por el aire y pueden ser percibidas por el olfato. Estas sustancias, llamadas compuestos orgánicos volátiles, forman parte de todos los organismos vivos; nosotros, los humanos, las segregamos a través de dos tipos de glándulas de nuestra piel que producen sudor: las glándulas sudoríparas ecrinas y las apocrinas. Al ponernos un perfume, la mezcla de nuestro olor natural con el de la fragancia produce un cóctel único e irrepetible. Pero, ¿cómo se mezclan? ¿Qué es lo que hace que un perfume nunca huela como planeó su creador cuando lo llevamos puesto? Leer Más

Autores

+más
­