• Fede Montagud, editor

    ¿Atraer más a las mujeres?

    20 Nov ¿Atraer más a las mujeres?

     

    Fuentes:

    Cosmetics & Toiletries

    La androstadienona es una feromona de la hormona masculina testosterona. Al parecer, su presencia sobre la piel ejerce cierta atracción natural de los hombres sobre las mujeres. Una empresa proveedora del sector cosmético comercializa un ingrediente que la contiene.

     

    La raíz de Markandi (Coleus forskohlii), una planta tropical usada en la medicina ayurvédica, estimula la síntesis de androstadienona. Es el elemento fundamental del cóctel que podría hacer a los hombres más atractivos. Pero, además, la mezcla contiene polifenoles de las hojas de té negro (Camellia sinensis), que evitan que la androstadienona se degrade, con lo que ésta se acumula y su efecto se ve incrementado. Aunque no hay estudios independientes que lo confirmen, los fabricantes aseguran que el ingrediente es efectivo si se incluye en after-shave, desodorantes, geles y leches corporales.

  • Fede Montagud, editor

    Ducha diaria, ¿mucho o poco?

    18 Nov Ducha diaria, ¿mucho o poco?

     

    Fuentes:

    Fit & Health

    No es cierto que cuanto más te duches más limpia queda tu piel. Al contrario, ducharse con excesiva frecuencia puede producir piel irritada, seca y cuarteada. Además, cada persona tiene una química distinta. No hay dos pieles iguales. Cada uno de nosotros lleva su propio “cóctel” de bacterias dérmicas. Hay quien transpira mucho, quien tiene la piel muy grasa…

     

    Hasta que se popularizó el agua corriente caliente –y, por tanto, la posibilidad de ducharse– el baño exigía calentar agua en barreños y trasladarlos a bañera. Era habitual aprovechar el agua para que se bañasen los distintos miembros de la familia. Había que procurar no ser el último… Sin duda, la ducha ha mejorado la higiene personal (al menos en los países del primer mundo). Una ducha al día, por la mañana o por la tarde, parece ser el promedio más habitual. Pero para no dañar la capa externa de células de la piel (el estrato córneo) y los lípidos (grasas) que la mantienen hidratada no hay que usar agua muy caliente. Para no alterar su pH hay que usar un gel o jabón con un pH entre 4,7 y 5,5. Otro detalle importante es no secarse con toallas que rasquen en exceso. Y, finalmente, conviene aplicarse una crema hidratante.

  • Josep Orellana, science journalist

    Usos y abusos de la coenzima Q10

    15 Nov Usos y abusos de la coenzima Q10

     

    Fuentes:

    MedlinePlus

    Informe EFSA

    Este verano, mi crema solar –como casi todas– llevaba coenzima Q10, aunque al parecer la piel no es capaz de absorberla de forma eficaz. Sus efectos beneficiosos como suplemento nutricional son más que dudosos. ¿Por qué se ha generalizado el uso de la coenzima Q10 en los últimos años?

     

    La coenzima Q10 es una sustancia similar a la vitamina E. Se descubrió en el año 1957. Se encuentra en nuestro organismo de forma natural. Las células del cuerpo necesitan CoQ10 para la obtención de energía. Además, es un potente antioxidante celular. De hecho, el propio organismo la sintetiza cuando ingerimos pescado, marisco, espinacas o frutos secos. Se utiliza como suplemento nutricional, tanto en su forma natural y más activa, llamada ubiquinol (CoQ10-trans), como en su forma sintética. En las etiquetas no siempre se especifica claramente de qué forma se trata. Leer Más

  • Fede Montagud, editor

    Fresas fotoprotectoras

    La exposición a los rayos solares produce daños en el ADN y genera radicales libres que pueden producir diversas enfermedades de la piel. Una reciente investigación de tres universidades españolas y una italiana concluye que la fresa puede tener importantes efectos protectores de la piel frente al ataque de los rayos UVA.

     

    Las fresas contienen varios polifenoles, que son potentes antioxidantes y antiinflamatorios. Entre ellos destacan las antocianinas, pigmentos que les otorgan sus características tonalidades rojas. Los científicos produjeron a partir de fresas un extracto con cinco de estos pigmentos y lo mezclaron en el laboratorio con cultivos de células de piel (fibroblastos). Irradiaron las muestras con el equivalente a estar “90 minutos al sol de verano en la Costa Azul”. El extracto de fresa mostró potentes efectos fotoprotectores y redujo el daño causado al ADN celular en comparación con las muestras de control. Los autores del trabajo creen que se podrían fabricar filtros solares a partir de fresas. Ahora quieren investigar si el efecto es más potente a través de cremas o ingiriendo el extracto.

Autores

+más
­