• Fede Montagud, editor

    Dermatitis causadas por cosméticos

    14 Apr

    Algunos ingredientes usados en productos cosméticos producen con frecuencia dermatitis alérgica de contacto en la piel. El Hospital Universitario de Valencia realizó una revisión de 740 casos con este diagnóstico estudiados a lo largo de siete años. En un 27,3% de ellos la causa eran productos cosméticos.

     

    La dermatitis de contacto produce picor y sarpullidos en la piel, e incluso reacciones parecidas a quemaduras. El estudio concluyó que los cosméticos que más a menudo causan problemas son los tintes para el cabello (18,5%), los geles (15,7%) y las cremas hidratantes (12,7%). Los médicos efectuaron pruebas en los pacientes con 46 alérgenos conocidos. Los que provocaron mayores reacciones fueron las metilisotiazolinonas (19%), que se usan como conservantes, la parafenilendiamina (15,2%), que es un colorante, y los perfumes (7,8%).

     

    Fuentes:

    Actas Dermo-Sifiliográficas

    Comisión Europea

  • Núria Estapé, science journalist

    Emociones a flor de piel

    13 Apr

    Nuestra piel exhibe al mundo cómo nos sentimos. Dice el dicho que la cara es el espejo del alma. Y la piel del rostro nunca engaña. Nos ruborizamos cuando sentimos vergüenza, se nos pone la piel de gallina ante una fuerte emoción y sudamos cuando nos asustan o estamos nerviosos. Todas ellas son reacciones que se reflejan en la piel y nos delatan. No las podemos controlar.

     

    Imaginemos a nuestra piel como una esponja que, en vez de absorber agua, absorbe sensaciones. Imaginemos también que nuestra piel es un espejo. A diferencia de los espejos que proyectan imágenes, el espejo cutáneo refleja cómo nos sentimos, cómo están funcionando las reacciones internas de nuestros órganos y, sobre todo, de nuestro cerebro. Leer Más

  • Fede Montagud, editor

    Un caramelo que perfuma, lo último en “belleza desde dentro”

    4 Apr

    Una empresa búlgara de productos de confitería ha lanzado al mercado unos caramelos con perfume de rosas. Una vez ingeridos, el aroma se libera durante horas a través de los poros de la piel. Y además no engordan porque no contienen azúcar.

     

    La idea procede de Japón, donde hace tiempo que se comercializan chicles con fragancia de geraniol incorporada. Además de saborizar el chicle, su olor de rosas se percibe también a través en la piel. El geraniol es un líquido incoloro que se encuentra en plantas como la rosa, la vainilla o la lavanda. Su mecanismo de absorción y posterior liberación a través de la piel es similar al del ajo, conocido desde siempre. Los creadores del innovador caramelo sin azúcar aseguran que es el primero de una serie de productos nutricosméticos que pronto podrían tener su propio segmento de mercado.

     

    Fuentes:

    Cosmetics Design

    Beneo & Alpi

Autores

+más
­